HEXACORDO | CRÍTICA Un viejo sueño iberista

Pascual, Soriano y Barea en el Alcázar

Pascual, Soriano y Barea en el Alcázar / ACTIDEA

A pesar de las tensiones políticas, desde el siglo XIII y hasta el siglo XVIII hubo entre Portugal y España una auténtica koiné cultural sostenida sobre constantes intercambios de poetas y músicos y sobre el común interés a ambos lados de la Raya por la cultura del vecino. La sostenida política de enlaces matrimoniales entre ambas monarquías coadyuvó, sin duda, a ese fluir continuo de la cultura ibérica.

Iberia resonat era precisamente el título del programa con el que Hexacordo se presentó en el ciclo musical del Alcázar aportando su visión musical del recuerdo del viaje de Magallanes-Elcano. Cabe señalar la originalidad y la rigurosidad en la selección del programa, que huía del repertorio más manido o de lejanas concomitancias que poco aportan al conocimiento del entorno musical del evento rememorado. No, en este caso Hexacordo se centró en obras poco conocidas pero de gran calidad, tanto en castellano como en portugués procedentes de cancioneros ibéricos y europeos.

Las versiones buscaron combinaciones instrumentales también poco usuales, como la corneta, organetto y laúd; espineta, laúd y cromorno; corneta, cromorno, laúd y voz. Siempre buscando variedad en el color y desde el respeto a los usos de la época, con sus glosas. Fueron versiones vivas, bien conjuntadas y en las que Pascual hizo cantar a sus cornetas como si de voces humanas fueran, Soriano realizó un acompañamiento siempre rico e imaginativo y Barea aportó su canto delicado, natural y expresivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios