Cultura

Improvisar entre chicharras

Noches en los Jardines del Real Alcázar. Componentes: Vicente Parrilla, flautas dulces; Miguel Rincón, guitarra barroca; Álvaro Garrido, percusión. Director: Vicente Parrilla. Programa:Improvisando. Lugar: Jardines del Alcázar. Fecha: Jueves 30 de julio. Aforo:Lleno.

Aprieta el calor y las chicharras, esos simpáticos animalitos que pueblan nuestra foresta urbana, están desatadas: el canto de los machos invitando a las hembras a gozar del amor se ha hecho por completo habitual en las noches del Alcázar, y el jueves acompañaron ostentosamente a More Hispano en una nueva demostración de que el grupo es uno de los más audaces e interesantes de todo el panorama nacional.

A los importantes logros conseguidos en las últimas décadas por los músicos empeñados en el rescate de la interpretación histórica, ha faltado durante mucho tiempo un componente esencial, el de la improvisación, recurso que se sabe era consustancial a las prácticas musicales renacentistas y barrocas. Por suerte, recientemente se ha empezado a trabajar en serio en su restauración, siendo con seguridad el flautista sevillano Vicente Parrilla el músico español que más ardor y conocimiento ha puesto en el empeño, en el que ha embarcado con entusiasmo a sus compañeros de More Hispano.

En formación de trío, su último proyecto ha ido un paso más allá, pues el grupo no improvisó a partir de temas concretos, sino a partir de patrones armónicos habituales de los siglos XVI y XVII. Por una vez, las partituras desaparecen de la escena, lo que no significa que el conjunto renuncie a organizar su trabajo según moldes bien establecidos. Suele empezar la guitarra en solitario: su misión, deambular en torno al modelo melódico-rítmico de partida para fijar la tonalidad; la percusión va enfatizando de forma cada vez más ostensible la obsesión rítmica y las flautas se complacen en todo un complejo y riquísimo juego de glosas. El resultado fue más que convicente y verosímil, por la buena dosificación de virtuosismo, la variedad de recursos empleados, la complicidad, la fluidez y los inesperados excursos ucrónicos a los que algunas fórmulas condujeron. Hasta las chicharras parecieron más excitadas que de costumbre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios