GOYA SEVILLA ¿Cómo visitar gratis los escenarios de cine del Real Alcázar?

Crítica de Cine (SEFF 2017)

Isla de Flora, memoria de trapo

Miguel Rodríguez Pérez no ha salido de casa para su debut en el formato largo. El joven cineasta camero busca en la propia memoria familiar el precioso material (de archivo) para urdir un doble ejercicio: por un lado, tomar el relevo del padre en su faceta de titiritero y artesano que, desde su compañía La factoría de trapo impulsó La Isla de Flora, un programa de televisión que animó y educó a los niños andaluces desde Canal Sur en los primeros años 90; por otro, trabajar aquellos materiales olvidados para traerlos al presente con una profunda vocación plástica, proyectando el presente y sus texturas en unas imágenes, unos títeres y unas voces que, lejos de caer en la nostalgia, vienen a resucitar aquí por intermediación del propio padre y unas emocionantes llamadas telefónicas. Rodríguez se pone frente al espejo (la pantalla), modula ese archivo doméstico y los desgastados materiales de aquel programa en una forma experimental y lírica, autobiográfica y psicoanalítica, reconciliando dos tiempos, dos generaciones y dos oficios destinados a hacer de la representación el mejor escenario para hablar del amor filial, el legado y el agradecimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios