Juan Valderrama | Crítica Una comedia flamenca

Juan Valderrama presentó 'Bajo el ala del sombrero' en Sevilla. Juan Valderrama presentó 'Bajo el ala del sombrero' en Sevilla.

Juan Valderrama presentó 'Bajo el ala del sombrero' en Sevilla. / Efe

Una función muy divertida en la que Juan Valderrama nos cuenta la vida de su padre. Lo que ha hecho el cantante, que no es actor profesional, es poner sobre las tablas, guionizado y dirigido, lo que la profesión flamenca, y muchos aficionados, saben: que es un hombre ocurrente, fresco, que le sobra sentido del humor, desparpajo y confianza. Es un monólogo con cantes, canciones y coplas. Valderrama canta y cuenta, como lo hicieron muchos flamencos, incluido su padre. Muchas historias que conocimos de viva voz o a través de los tres libros de memorias que publicó el cantaor. La historia de Juanito Valderrama es ilustrativa porque es la historia del flamenco del siglo XX. Y es la historia de nuestro país, con sus grandezas y miseras. Si algo, poco, hemos aprendido de Bohemian Rhapsody es que hay que dejarlo en el punto culminante y el fin natural de esta obra, como inteligentemente señaló el público, es la interpretación de El emigrante. Entiendo que su autor, por razones personales, sentimentales, no se haya decidido a eliminar la parte final, pero eso es justo lo que le sobra a una función muy bien narrada, con el punto exacto de improvisación, y con unos excelentes compañeros de viaje que le dan la réplica en la parte musical y que, con un par de pinceladas, aportan verosimilitud y humor. Me refiero a un desternillante Lebaniegos como Niño Ricardo y a una estupenda Anabel Veloso como mujer fatal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios