Bienal de Flamenco María Moreno se desdobla en la Bienal

  • La gaditana presentará en la cita su nuevo montaje, en el que colaboran Palomo Spain y Rafael R. Villalobos

María Moreno, en el ensayo de su espectáculo. / Juan Carlos Vázquez

La bailaora María Moreno (Cádiz, 1986) puede ser fiera y delicada, abrazar el clasicismo o la vanguardia, considerarse joven y estar ya curtida en mil batallas. La intérprete, una de las promesas indiscutibles del baile actual, como demuestra que tanto el Festival de Jerez como la Bienal de Sevilla la distinguieran como artista revelación, ha crecido en los desdoblamientos. Su curiosidad le impide ponerse límites, encasillarse: "Yo no olvido mis raíces", admite, "nací donde nací y me encanta una bata de cola, por ejemplo. Pero también quiero tirar por otras historias; permitirme, por ejemplo, una conversación sólo con las manos. No puedo expresarme igual que hace 60 años", asegura. Para mostrar "esas Marías diferentes" que alberga dentro de ella, prepara junto al director de escena Rafael R. Villalobos y el diseñador Palomo Spain More (No) More, un espectáculo que se estrenará el 18 de septiembre en el Teatro Central dentro de la Bienal de Flamenco.

"Estamos en un momento muy incierto, en el que es difícil implicarse en algo, pero yo no tuve dudas, el baile es lo que me salva y por eso decidí seguir adelante con esta obra", apunta Moreno, que quiere presentar al público a la bailaora "camaleónica" en que se ha convertido con los años, tras formarse en la compañía de Eva Yerbabuena y montar en solitario –aunque con la dirección de la granadina– propuestas como De la Concepción. Para More (No) More, la gaditana se ha rodeado del "equipo que soñaba. Coincidir con Rafael y con Palomo me ilusiona como si vinieran los Reyes Magos", señala. "Quería trabajar con gente de mi edad. Somos una generación muy interesante, muy rica", valora, "quizás porque nos lo han puesto más difícil, tenemos que darle mil vueltas a las cosas y tirar de imaginación".

María Moreno ensaya junto al guitarrista Óscar Lago. María Moreno ensaya junto al guitarrista Óscar Lago.

María Moreno ensaya junto al guitarrista Óscar Lago. / Juan Carlos Vázquez

En Rafael R. Villalobos, que este otoño llevará al Maestranza su visión del Così fan tutte de Mozart, Moreno ha encontrado un aliado incansable. "Hacía tiempo que no encontraba a alguien que me siguiera el ritmo. Ayer estuvimos 12 horas ensayando, pero después nos escribíamos: Oye, se me ha ocurrido esto... Hablamos el mismo idioma", comenta la bailaora. El director sevillano dudó cuando la intérprete se puso en contacto con él. "Le confesé, con humildad, que no tenía mucha idea de flamenco. Pero ella me preguntó: ¿Tú aceptas el reto? Yo busco a gente joven que acepte el desafío. Ha sido muy emocionante, porque el equipo me ha acogido como uno más desde el primer día, aunque yo me sienta a veces como un satélite raro alrededor de ellos".

María Moreno, con Palomo Spain y Rafael R. Villalobos. María Moreno, con Palomo Spain y Rafael R. Villalobos.

María Moreno, con Palomo Spain y Rafael R. Villalobos. / Juan Carlos Vázquez

Fue Villalobos quien ideó ese título de More (No) More, un juego de palabras con el apellido de la bailaora que al principio "desconcertó" a Moreno, "pero a los cinco minutos me encantaba", reconoce ella. "¿Por qué no titular un espectáculo de flamenco en inglés? Nosotros los jóvenes hemos viajado muchísimo, ya el flamenco no tiene por qué ser algo localista", afirma ella. "Genera mucha confusión, pero nos gusta la ambigüedad", añade por su parte Villalobos, "y esa colocación de palabras refleja las tres partes que tiene la obra, su sucesión de estampas, sus contrastes".

"Con este espectáculo quiero mostrar las muchas Marías que hay en mí", dice la bailaora

Palomo Spain, que ha presentado recientemente su última colección en París y es uno de los nombres anunciados para la pasarela de Madrid, que se celebrará en septiembre, visitó este martes Sevilla, y más concretamente el edificio de la Factoría Cultural donde se ensaya el espectáculo, para inspirarse con el baile de María Moreno. "Hablé con ella en el confinamiento que partiría del movimiento real, que tenía que verla antes de plantearme qué hacer", cuenta el creador cordobés, que añade que las escenas que ha podido ver "me han dejado con la boca abierta. Estoy feliz de adentrarme en proyectos como éste, que no tienen que ver tanto con el aspecto más comercial de mi trabajo, sino con la parte más libre y artística", explica el también jurado del programa Maestros de la costura.

Palomo, que siente que con este encargo regresa a sus orígenes, aunque el sur y el flamenco "están en mi adn y en mis creaciones", no quiso desvelar muchos detalles de su vestuario. "Será una sorpresa", zanjó, aunque sí manifestó su interés en los "mantones de Manila antiguos" y en "esculpir" con ellos el cuerpo de la bailaora. La única certeza que por ahora rodea sus diseños, un rasgo que comparte con Moreno y Villalobos, será "la pasión, nosotros siempre trabajamos con pasión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios