Cultura

Murillo se sube al escenario

  • Arranca la oferta teatral de la efeméride con cuatro obras que recrearán la Sevilla del XVII desde claves patrimoniales y contemporáneas

Las artes escénicas vienen a sumarle munición al Año Murillo ahora que las exposiciones abiertas en torno al pintor han bajado en intensidad, bien por su relativa novedad, bien por sus reducidas dimensiones. Se trata de una oferta teatral de cuatro espectáculos que aspiran a mantener vivo el calambre de la conmemoración hasta que de nuevo llegue el momento de la pintura, donde se espera con interés el brillo que pueda desplegar la antológica Murillo. IV Centenario que prepara el Bellas Artes desde el 29 de noviembre con 50 lienzos del artista.

Son los espectáculos Gratia Plena, Tras las huellas de Murillo, Los niños de Murillo y Romances de las niñas de Murillo, por tanto, la artillería escénica de la cita cultural, que vuelve a congregar en su programación a fijos de la escena local como José María Roca (Imperdible), Maite Lozano (Viento Sur) y Alfonso Zurro (Compañía de Teatro Clásico de Sevilla). "Con esta oferta, no queremos dejar lugar al silencio", señaló el delegado de Cultura, Antonio Muñoz, quien destacó, como objetivo, "divulgar más si cabe al maestro y lograr que se encuentre con los ciudadanos en espacios patrimoniales".

La revisión de los autos sacramentales 'Gratia Plena' mezcla música sacra con electrónica

También hay en la propuesta una fuerte deriva turística, tal como se encargó de recordar el concejal. "Cualquier visitante que llegue al aeropuerto o a la estación de Santa Justa, puede ver por la mañana una exposición, disfrutar unas tapas inspiradas en Murillo al mediodía, echarse una siesta para incorporarse después a alguna de las actividades de teatro y terminar el día disfrutando de una visita nocturna por el Alcázar. Hemos querido que Sevilla huela a Murillo, que se note que esta ciudad está de fiesta y que reivindica a uno de sus hijos más ilustres", proclamó.

En esa nueva oferta, destaca, por su carga de novedad, la revisión del auto sacramental que propone Rafael R. Villalobos en Gratia Plena. A partir de un texto de Calderón sobre la cuestión de la Inmaculada, el montaje mezcla textos clásicos con otros de nueva creación, música sacra con sonidos electrónicos, en "un intento de revisar el imaginario plástico barroco desde una perspectiva desacralizada", explicó su director. La pieza se estrenará en la víspera del Corpus -30 de mayo- y estará en escena el 1, 2 y 3 de junio, en el antiguo convento de Santa María de los Reyes, en la calle Santiago.

Antes, la programación echará a rodar con el montaje Tras las huellas de Murillo, concebido por la periodista y escritora Eva Díaz Pérez a modo de viaje a la Sevilla de Ultramar. "Sus cuadros son ventanas al siglo XVII y vamos a acercarnos a aquel tiempo a través del teatro, la literatura y la música", explicó. La actividad, que se celebrará todos los fines de semana de mayo, contará con actores y músicos que recrearán al público la atmósfera de la ciudad por la que caminó Murillo en espacios tan potentes como la Plaza de la Contratación, la Casa de la Moneda y el Hospital de la Caridad.

A lo largo de junio y julio, en la Torre de Don Fadrique del convento de Santa Clara, la compañía Imperdible pondrá en escena Los niños de Murillo, una propuesta que conjuga el arte en vivo, la danza y el vídeo que pretende dar a conocer al Murillo asomado a los niños de la calle, a los pícaros que se reparten un melón robado, juegan a los dados o comparten el almuerzo. Por este mismo carril transita la propuesta de Viento Sur, Romances de las niñas de Murillo, que se estrenará el 28 de septiembre en el Antiquarium para visitar todos los centros cívicos de la ciudad durante octubre y noviembre.

En paralelo, las visitas nocturnas teatralizadas en el Alcázar continuarán hasta finales de octubre. Con textos de Alfonso Zurro, este espectáculo dirigido por Juan Motilla e interpretado por la Compañía de Teatro Clásico de Sevilla conduce al visitante por el monumento a través de diversas historias relacionadas con Murillo. El público se traslada con los actores a 1633, 1729 y 1767 y recorre jardines y palacios del recinto. La propuesta trata de aunar en un único montaje patrimonio, teatro y espectáculo audiovisual para homenajear al maestro en su cuarto centenario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios