Nuevo museo en Sevilla

El Museo Bellver abrirá por fin este jueves

  • El Ayuntamiento inaugurará oficialmente el día 11 la nueva pinacoteca en la Casa Fabiola, que albergará la vastísima colección de arte cedida a la ciudad por el empresario y coleccionista

Mariano Bellver, en el centro, con el alcalde, Juan Espadas, e Isabel Ojeda (ICAS), durante una visita a la Casa Fabiola en octubre de 2016. Mariano Bellver, en el centro, con el alcalde, Juan Espadas, e Isabel Ojeda (ICAS), durante una visita a la Casa Fabiola en octubre de 2016.

Mariano Bellver, en el centro, con el alcalde, Juan Espadas, e Isabel Ojeda (ICAS), durante una visita a la Casa Fabiola en octubre de 2016. / Antonio Pizarro

Comentarios 1

Quince años y muchos obstáculos después del primer ofrecimiento de Mariano Bellver a las autoridades, el Museo Bellver se inaugurará por fin la tarde de este jueves, con un acto previo a la apertura al público general y al que asistirán solamente los representantes de las distintas administraciones públicas, junto con el matrimonio Bellver. El nuevo espacio, en la Casa Fabiola, abrirá sus puertas bajo el nombre –en principio provisional– de "Donación de Arte Mariano Bellver", a la espera de que la Junta de Andalucía autorice su catalogación como "museo".

Albergará esta nueva pinacoteca una vastísima colección de arte valorada en unos 15 millones de euros y que abarca desde el siglo XVI hasta casi nuestros días, pero cuyo mayor interés específico, fuera de toda duda, reside en sus piezas de costumbrismo (sobre todo sevillano), de la Escuela de Alcalá y del regionalismo andaluz, un núcleo en el que destacan los lienzos de Cabral Bejarano, Gonzalo Bilbao, Jiménez Aranda o García Ramos, y que no en vano constituyen el grueso de los fondos.

El nuevo museo hará realidad por fin "el sueño de toda una vida" del matrimonio Bellver, Mariano y Dolores, devotos coleccionistas que a finales del pasado junio vieron partir las obras desde su domicilio en la Plaza del Museo hasta la Casa Fabiola, el céntrico inmueble, sito en la calle del mismo nombre en el barrio de Santa Cruz, adquirido por el Ayuntamiento a su anterior propietaria, la Fundación José Manuel Lara, en diciembre de 2016. Esta compra desatascó la operación, que ha peligrado en más de una ocasión por la falta de acuerdo sobre el emplazamiento de las obras (se barajaron sucesivamente el Palacio de Monsalves, el Pabellón Real e incluso la propia casa de Bellver).

Ignacio Cano, conservador del Museo de Bellas Artes de Sevilla, ha sido el encargado de realizar los proyectos museológico y museográfico, asume como premisa fundamental la difusión, con ánimo didáctico y para "el máximo número de personas", del "arte y la cultura sevillana del siglo XIX". Para ello, aprovechará la estructura misma de la Casa Fabiola, con una tipología tradicional de casa sevillana de dicha época.

El costumbrismo sevillano, la Escuela de Alcalá y el regionalismo andaluz constituyen el punto fuerte de la enorme colección

En cuanto a los fondos que se exhibirán, tanto por una cuestión práctica –la cantidad de piezas es altísima y no hay espacio suficiente para mostrarlas a la vez sin emborronar o diluir el discurso museográfico– como por un planteamiento de fondo –se trata tambien de "ofrecer constantes motivos al público local" para que no deje de acudir con frecuencia–, el índice de obras que irán rotando periódicamente será "alto".

Esto último se debe también a una condición importante que puso Bellver para efectuar la donación "total": que se mostrase la colección "íntegramente". Dado que esto no era posible llevarlo a cabo simultáneamente –pues la cantidad total de piezas alcanza casi el millar, entre pinturas (567), cerámicas y porcelanas (165), piezas de orfebrería (87), esculturas de madera (38) y mármol (19) y mobiliario (105 objetos, entre ellos bargueños, relojes, lámparas...)–, se mostrará más o menos la mitad de la colección, según el proyecto aprobado, y ésta, lejos de ser permanente, cambiará periódicamente al surtirse en todo momento del enorme almacén del museo.

Las obras se dispondrán en un recorrido dividido en diez apartados, que a su vez se desplegarán por la planta baja del edificio, dedicada en su mayor parte al Romanticismo, y sobre todo en la primera planta, donde, con el "costumbrismo como constante", se concentrarán las obras en varias salas temáticas, desde la dedicada a los Pintores viajeros extranjeros al Costumbrismo Romántico, pasando por los Pintores académicos sevillanos, La escuela de Alcalá o Visiones de Sevilla.

De acuerdo con el proyecto presentado al ICAS, "lo deseable" sería que la visita al Museo Bellver fuera gratuita para los sevillanos. Para foráneos se aconsejan precios "módicos", de "cuatro o cinco euros con la audioguía incluida", como ya adelantó este periódico el pasado julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios