Cultura

Myriam Seco se adentra en el templo funerario de Tutmosis III

  • El equipo liderado por la egiptóloga sevillana comenzó ayer los trabajos para desenterrar el espacio en el que se celebraron los fastos del entierro del faraón

Dirigido por la arqueóloga sevillana Myriam Seco, un grupo de arqueólogos de varias nacionalidades aterrizó ayer sobre las ruinas del templo funerario del faraón Tutmosis III. Allí excavarán durante los próximos meses el monumento que construyó el monarca de la XVIII dinastía para los fastos de su muerte en el 1425 a.C.

Según la responsable de la expedición, el equipo se desplazó la jornada de ayer hasta Luxor, a 700 kilómetros de El Cairo, y se definió el número de trabajadores que intervendrán en las excavaciones. "Tendremos 80 miembros trabajando en los yacimientos", puntualiza en declaraciones a este periódico Seco, que se doctoró en Historia Antigua en Sevilla y se especializó en Egiptología en la localidad alemana de Tübingen.

"Tutmosis III fue el primero que separó el enterramiento del templo funerario", explica la investigadora, quien ha querido aclarar que "el proyecto afecta al templo funerario, no a la tumba". La zona sobre la que se va a intervenir es una explanada en la orilla oeste de Luxor, que se asienta sobre las ruinas de la antigua ciudad de Tebas.

Pero el equipo -formado por la sevillana, otros tres españoles, dos libaneses, un alemán, una japonesa y cuatro egipcios- no es el primero que actúa sobre estos restos. "Una expedición suiza excavó el templo a principios de los años 70, y con lo que hallaron hicieron un plano del templo", comenta Seco, quien se propone "excavar el templo en su totalidad", ya que los suizos sólo hicieron un sondeo de una parte de los restos.

El proyecto de excavación del templo funerario de Tutmosis III podría completarse en tres campañas, de las cuales ésta será la primera, y tendrá una duración de mes y medio. Eso ha sido lo acordado entre el Ministerio de Cultura y el Servicio de Antigüedades de Egipto. Además, las excavaciones cuentan con la financiación de la petrolera Cepsa (que cubrirá todos los gastos) y el apoyo de la Embajada española en El Cairo y la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. A pesar de la brevedad de esta primera campaña, Seco confía "en encontrar estatuas, estructuras arquitectónicas y relieves", entre otras joyas arqueológicas, y afirma que podría estar "hasta 10 años" trabajando en el templo funerario.

La primera fase del proyecto tiene unos objetivos definidos, que se apoyan en la restauración de la parte que está más descubierta del templo. Esto engloba el muro de adobe y los pilonos del monumento, dos enormes pilares de un ancho considerable que constituían la imponente entrada al recinto. En cuanto a la planificación de los trabajos, la egiptóloga admite que hoy, día en el que comienza el estudio directo de los restos, será cuando se valore sobre el terreno "si son necesarias modificaciones en el diseño del plan de actuación".

La sevillana, que lleva viviendo en El Cairo 12 años, confesó también su intención de seguir trabajando en el Líbano, donde ya ha realizado dos campañas desde 2006 gracias a la financiación de Cajasol y la colaboración del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. La actuación en las costas de Tiro se hizo en dos fases: una primera para localizar el pecio, sumergido a pocos kilómetros de la capital libanesa, y la segunda para extraer 156 estatuas de terracota, "algunas de ellas de la diosa de la fertilidad", que se tallaron en el siglo V a.C. Un "hallazgo interesantísimo" que propició que se financiara una tercera expedición que se desarrollará el próximo noviembre.

La arqueóloga, que confiesa que no busca "tesoros de oro", sí sueña con que el próximo proyecto que emprenda le traiga de vuelta a Andalucía. "Creo que aún hay mucho que descubrir y que todavía no se ha excavado", afirma Seco, quien espera que sus trabajos en Egipto tengan "repercusión" en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios