Crítica de Teatro

Los 'Parra', nuevos autores para el XXI

Avelino Piedad, en la obra. Avelino Piedad, en la obra.

Avelino Piedad, en la obra. / javier caró

Lo de Daniel Blanco Parra y Miguel Ángel Parra bien parece que ha sido llegar y besar el santo. Sin embargo, los dos poseen una larga experiencia como periodistas culturales, sobre todo, y Blanco es autor de dos novelas, la última publicada Los pecados del verano. Se conocieron en la redacción de El Correo de Andalucía y pasado el tiempo y tras realizar carreras separadas volvieron a unirse para escribir obras en el extinto Microteatro de Sevilla. De esta manera nace Orgullo.S.O.S qué, rápidamente, se convirtió en uno de los reclamos del 'Micro'. Este éxito los motivó a darle más consistencia a la obra y convertirla en una pieza que pudiera dar el salto a los teatros convencionales. Inauguraron, ya con el nuevo formato, la I Muestra de Teatro con Orgullo que se celebró en Sevilla el junio pasado y la obra sorprendió tanto por su frescura como por la profundidad de sus planteamientos.

El teatro de los Parra es muy cercano y, aunque se camufla de un lenguaje coloquial que hace que todos se sientan cómodos alternando cierta procacidad con lugares comunes, no rehúye de las cargas de profundidad que acaban explotándole a la cara al espectador.

Avelino Piedad, el único intérprete es, sin duda, el actor necesario para darle vida a un texto que tiene la virtud de hacer un retrato exhaustivo de la mayoría de tipos de gais que viven, y han vivido en los últimos cuarenta años, en España. El personaje de Reinaldo, un cincuentón que posee la sabiduría que solo da la experiencia y, muchas veces, el dolor le valió el Premio Nazario a la mejor interpretación a Avelino Piedad que función tras función deja boquiabiertos a un público que acaba entregándose a su perfecta verborrea y creyéndose que ese señor (el actor tiene 20 años menos que su personaje) es absolutamente real.

Funciona como un reloj esta pieza que reivindica, sirviéndose del humor y de una excelente interpretación, a una generación que luchó, sin saberlo, para que nuestra sociedad sea ahora más libre y más feliz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios