Cultura

La SGAE anuncia ahora un código de buenas prácticas

  • La entidad de gestión de derechos de autor nombrará un defensor del cliente y asegura que no realizará acciones contra usuarios individuales en el ámbito digital.

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) tendrá un código de buenas prácticas, nombrará un defensor del cliente y no realizará acción alguna de carácter penal contra usuarios individuales personas físicas en el ámbito digital. "Únicamente se actuará contra estructuras empresariales organizadas y donde el nivel de infracción resulte masivo". Estos son algunos de los puntos de su programa diseñado para 2011, según ha anunciado este lunes Eduardo Bautista, presidente del Consejo de Dirección de la entidad de gestión en el desayuno informativo del Foro de la Nueva Cultura. Asimismo, Bautista advierte que la entidad está en un "proceso de cambio total".

Bautista ha explicado que el citado código de buenas prácticas estará en línea con las principales recomendaciones de la Comisión Nacional de Competencia en lo que se refiere a las relaciones con empresarios que usan su repertorio. Por otra parte, propondrá a la Administración del Estado una reforma de las competencias de la Comisión de Propiedad Intelectual para reforzar su papel de intermediario y regulador de conflictos con la intención de que se produzca una reducción importante "en la  litigiosidad que todavía existe".

Junto a estos asuntos, la SGAE solicitará y propondrá que la Administración Pública, a través de agencia especializada, continúe en el examen de la eficacia de los órganos administrativos y mantenga la línea de auditorias de su gestión del año. Esta auditoria se añadirá a la que ya se realiza por auditores independientes anualmente y a la que anualmente realiza Aenor.

Con este decálogo de intenciones, la SGAE asegura que pretende intensificar la información (o transparencia) de sus sistemas de reparto con una explicación detallada de las reglas que se aplican para garantizar que el dinero que se cobra por el uso de las obras llegue a sus dueños, los autores, afirman. 

Junto al resto de entidades de gestión colectiva propondrá constituir "una entidad única que aligere los trámites y trabaje de común acuerdo en los términos de las modificaciones que se lleven a cabo para adaptarnos al nuevo marco legislativo que resulte de la aplicación de la Sentencia del año pasado", apunta Bautista.

Asimismo, ese decálogo de la SGAE incluye intensificar las líneas de actuaciones ya emprendidas para que los socios puedan distribuir su música y películas en Internet en las condiciones que determinen y desarrollar específicamente una política de promoción de los autores en los espacios en los que SGAE ha invertido en los últimos años. A este respecto, Bautista ha destacado que Arteria, nombre de la polémica red de espacios SGAE, es la "mayor inversión cultural privada".

En el turno de preguntas, Bautista se ha pronunciado respecto a la conocida como Ley Sinde señalando que se ha producido un "giro sutil" en los partidos políticos a este respecto al entender que "se habría aprobado si no estuviera trufada de tanto partisanismo". "Se está trabajando en un consenso. España necesita la Ley de Economía Sostenible para desarrollar su ecosistema, no es un lujo", ha apostillado. Bautista se ha mostrado convencido de que, al final, "una Directiva aparecerá que descreste lo que desarmoniza el espacio común", recordando que el que haga política para gobernar "habrá de tener en cuenta que sus propuestas encajen en el eje comunitario".

Asimismo, para Eduardo Bautista, "mientras gobernó, el PP abordó la propiedad intelectual con mucho sentido común". Al hilo de esto también elogió a Mariano Rajoy cuando fue ministro de Cultura. "Lo hizo fantástico y, por eso, la SGAE le concedió su Medalla de Oro", ha dicho.

Respecto al supuesto liderazgo español en descargas no autorizadas en Europa, otro aspecto polémico y nunca fehacientemente demostrado, el presidente ejecutivo de la SGAE considera que "no se escapa nadie", aludiendo también al sector del libro o los videojuegos. "El siguiente será el de los productos farmacéuticos y luego todo aquello que en medio de la impunidad pueda desproveerse de las obligaciones que tienen los negocios legales", ha vaticinado. "Lo malo de esta actividad es que desvertebra y desmonta el Estado de Derecho y supone una quiebra de la moral que lo sostiene", ha añadido. A pesar de ello se ha mostrado seguro que España "superará esta situación como ha hecho con otras".

Por lo que se refiere a la sentencia europea en torno al asunto del canon digital, que el Tribunal de la UE considera no ajustado a la legislación comunitaria, Bautista ha opinado que sólo ha existido una única sentencia "que dice que la Directiva de 2001 está bien hecha, que la remuneración por copia privada tiene que existir y que alerta sólo en acciones de discriminación".

Para Bautista, Internet "no es un invento". "Se creó como una herramienta de seguridad militar y hoy es el negocio más grande configurado en la historia de la humanidad". Sin embargo, ha aclarado que lo que hay que hacer es "regularlo y evitar que sirva para enriquecer a unos y empobrecer a otros". En este sentido, considera que lo importante "no son los elementos tecnológicos sino el Internet ontológico y requiere que los contenidos culturales no sean el pasto que se echa a las vacas".

Asimismo, en su opinión "es el Estado quién tiene la obligación de enseñar a la ciudadanía a respetar la propiedad intelectual. No se nos puede pedir a las entidades de gestión que nos dediquemos a esto", ha dicho.

Finalmente, Eduardo Bautista ha señalado que la SGAE "siempre se ha adaptado con el paso de los tiempos a los retos y circunstancias y ahora debe adaptarse también a las nuevas". "Si tenemos que salir a una plaza pública, como en los tiempos de la Inquisición, a plantear una reconvención general no habrá ningún inconveniente en hacerlo. Estamos en un claro proceso de cambios", ha concluido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios