Bienal de Flamenco San Luis de los Franceses, entre el pecado y la búsqueda

  • El diálogo entre Patricia Guerrero y Fahmi Alqhai, este miércoles, y el piano de Dorantes, el 30, visitan con dos propuestas intimistas el templo desacralizado

Patricia Guerrero, Fahmi Alqhai y Juan Dolores Caballero, con el delegado Antonio Muñoz. Patricia Guerrero, Fahmi Alqhai y Juan Dolores Caballero, con el delegado Antonio Muñoz.

Patricia Guerrero, Fahmi Alqhai y Juan Dolores Caballero, con el delegado Antonio Muñoz. / Antonio Pizarro

En la Sevilla de 1600, cuenta el músico Juan Ramón Lara, los negros asentados en algunos barrios de Sevilla contribuyeron a que por la ciudad se propagara "un ambiente fascinante y pecador, atractivo pero gravemente censurado por los moralistas", y que se impusiera asimismo "una oscura atmósfera nocturna preñada de lúbricas danzas en la que los pecados capitales raptaban cuerpos y almas". En esos tiempos en los que tomaban salones y calles "folías, canarios, chaconas o la obscena zarabanda, danzas llegadas desde América por el puerto sevillano con esos ritmos de doce tiempos que hoy escuchamos en alegrías y soleares, aunque blanqueadas de su pecaminoso pasado para ser aceptadas en los refinados ambientes palaciegos", se inspira Paraíso perdido, una propuesta en la que se alían de nuevo la bailaora Patricia Guerrero y el violagambista Fahmi Alqhai y que llevará este miércoles a la desacralizada iglesia de San Luis de los Franceses esa tensión entre las pasiones y la luz, el vicio y el disfrute de los sentidos frente a la inocencia que se ha dejado atrás.

Con un programa que incluye piezas de Gaspar Sanz, Monsieur de Sante-Colombe, Von Biber o Santiago de Murcia y que desemboca en la excepcional Chaconne de la Partita II para violín BWV 1004 de Johann Sebastian Bach, "una genialidad elevada al cubo" en palabras de Alqhai, Paraíso perdido articula un recorrido a través de los siete pecados capitales. "Lo que yo he hecho", explica el director Juan Dolores Caballero, "es organizar lo que los artistas nos ofrecen: que la música barroca siga siendo música barroca, que el flamenco siga siendo flamenco, y que estos dos elementos se encuentren en el infinito, como en matemáticas, que anden conjuntamente sin perder su identidad".

El baile prodigioso de Guerrero encuentra en los diferentes pecados un amplio espectro de emociones por las que transitar. "Disfruto más con la lujuria, tan sensual", reconoce la granadina, "pero pasar por tantos estados supone una experiencia no sólo para mí, creo que también lo será para el público", anticipa la bailaora. Paraíso perdido, que agotó las localidades en cuanto se pusieron a la venta, une de nuevo a Alqhai y Guerrero tras proyectos como Las idas y las vueltas, un espectáculo que se estrenó en la Bienal de 2012, que le reportó a ella el Giraldillo Revelación y el premio a la mejor música a él. "En ocasiones anteriores", precisa Alqhai, también director del Femás, que este año no ha podido celebrarse, "partíamos de una idea preconcebida, y esto ha sido un trabajo codo con codo, más intenso, de búsqueda. Es una propuesta más pequeña, más íntima, no tenemos un gran grupo detrás esta vez y te sientes más desnudo".

David Peña, Dorantes, con el director de la Bienal Antonio Zoido. David Peña, Dorantes, con el director de la Bienal Antonio Zoido.

David Peña, Dorantes, con el director de la Bienal Antonio Zoido. / Antonio Pizarro

Paraíso perdido se retransmite en streaming en el canal de Youtube de la Bienal, este miércoles durante el estreno y el viernes (21:00), como lo hará también la otra actuación que acoge San Luis de los Franceses, Identidad, de Dorantes, que se estrena el 30 y se podrá ver on line ese día (21:00) y el 4 de octubre (20:00). Como recordó Antonio Zoido, el pianista lebrijano cerró la pasada edición de la Bienal con un concierto que evocaba la primera vuelta al mundo, un material que acabó inspirando su reciente disco La roda del viento. Ahora, también con las entradas agotadas, regresa a la cita con un planteamiento más intimista, que le exige "una implicación emocional" mayor: Identidad indaga en "esas vivencias que han ido conformando cómo soy. Nací en Lebrija en una familia con muchos flamencos, y de todos ellos me voy a acordar esa noche. Voy a intentar subrayar lo que me ha marcado como ser humano", expresa este renovador del flamenco sobre un formato muy meditado en el que también habrá destellos de "improvisación".

La presentación de los dos espectáculos de San Luis de los Franceses, un espacio que gestiona la Diputación de Sevilla, favoreció la firma de un convenio, este lunes, entre esta institución y el Ayuntamiento hispalense. Este acuerdo permitirá la coproducción de obras para la Bienal y el Festival de Itálica y fomentará un nuevo ciclo, La Bienal de Flamenco en la provincia de Sevilla, que, como reveló el diputado de Cultura Alejandro Moyano, "descubrirá el potencial que está en los pueblos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios