arte

'Santa Rufina', diez años en Sevilla

  • La Fundación Focus adquirió hace una década en Londres el cuadro de Velázquez

  • El convenio firmado con el Ayuntamiento para que el lienzo pase a propiedad municipal sigue aún en el limbo

Dos operarios de la casa Sotheby's sostienen el cuadro de Velázquez el 4 de julio de 2007 tras ser adquirido por la Fundación Focus.

Dos operarios de la casa Sotheby's sostienen el cuadro de Velázquez el 4 de julio de 2007 tras ser adquirido por la Fundación Focus. / fernando mañoso/ efe

"¡¡¡sevilla!!!". El grito inundó bien avanzada la tarde del 4 de julio de 2007 la sede de la casa Sotheby's, situada en el corazón del elegante barrio londinense de Mayfair. Luego, un fuerte aplauso confirmó la compra del retrato de Santa Rufina que Velázquez pintó hacia 1630. La Fundación Focus ofreció 12.472.000 euros por el lote número 59, el precio más alto. La puja fue rápida: apenas minutos. Sólo las ofertas por teléfono de un importante coleccionista español inquietaron a los allí presentes: la directora general de la institución cultural, Anabel Morillo, el profesor Benito Navarrete y Juan Carlos Marset, entonces delegado municipal de Cultura, entre otros.

"Sabíamos que, si el cuadro llegaba a Sevilla, ya nunca más abandonaría la ciudad", recuerda Marset, quien ahora, diez años después, señala que la adquisición de esta obra de Velázquez representó "un proyecto de colaboración radicalmente nuevo, casi inédito en España, entre la iniciativa privada y las administraciones públicas". "Pudo parecer en su día algo audaz, pero todo fue muy estudiado", destaca. En definitiva, según su opinión, "se trataba de que el Ayuntamiento y la sociedad civil hicieran aportaciones y esfuerzos equivalentes, tanto en la adquisición de la obra como en su posterior puesta en valor".

Ante la crisis de Abengoa, Focus incluyó en 2015 el cuadro como "dotación fundacional"

A este logro contribuyó, sin duda, la notable movilización ciudadana que la salida a subasta del retrato de una de las patronas de Sevilla generó en la ciudad. Una reproducción a gran tamaño del lienzo colgó durante semanas en la plaza de San Francisco. También la asociación Velázquez por Sevilla, que lideró muchas de las iniciativas, abrió una cuestación popular para colaborar en la financiación de la compa. La recaudación no fue muy alta, apenas lograron 18.000 euros, pero, en opinión de Juan Carlos Marset, tuvo "un valor simbólico importante".

Así, este movimiento fue observado con simpatía (y buen olfato comercial) por Sotheby's. Tras su presentación en el Museo Thyssen de Madrid, el responsable de ventas de la casa de subastas, James McDonald, aceptó su exhibición en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla el 22 de junio, a menos de dos semanas de su salida a la venta. "Nunca he visto una obra con un colorido tan especial y esos trazos tan magníficos", declaró allí la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, quien se comprometió a aportar 15.000 euros para la compra del lienzo.

En esos días se abrieron negociaciones con la Junta de Andalucía. Silencio. También con el Ministerio de Cultura, que intentó sin éxito adquirir el cuadro cuando salió a subasta en Nueva York en 1999, pero un coleccionista inglés pagó más del doble de lo que ofrecía el Gobierno español. En esta nueva ocasión, el departamento dirigido entonces por Carmen Calvo descartó su compra. "Nueve millones de euros [su precio de salida en Sotheby's] no se improvisan de un día para otro", declaró la ministra. "Hablé con todas las entidades financieras, con muchas fundaciones. Ninguna aceptó", señala Marset.

"La Fundación Focus se ofreció inicialmente a aportar dinero, pero sabíamos que le podría interesar ir más allá", sostiene. La propuesta final consistió en que la institución vinculada a la compañía Abengoa comprase el cuadro en primera instancia, con destino a la propiedad municipal pública en un plazo máximo de 75 años, aunque revisables. "A mí me llegaron a decir desde la fundación que, a los pocos días de la adquisición del cuadro, ya habían rentabilizado buena parte del gasto, con la enorme repercusión que tuvo la compra en medios y la importante subida que registró Abengoa en la Bolsa", afirma el entonces delegado municipal de Cultura.

Paralelamente, el convenio recogía la apertura de un espacio dedicado al pintor -el actual Centro Velázquez- en el Hospital de los Venerables, sede de la fundación. Por su parte, el Ayuntamiento aportaba obras artísticas del patrimonio municipal (La imposición de la casulla de San Ildefonso, su único 'velázquez', entre ellas) y una financiación de 500.000 euros anuales durante la vigencia del acuerdo, destinados, según Marset, "obligatoriamente a actividades". Los ingresos por taquilla y venta de productos promocionales se repartían al 50 por ciento.

Este convenio, elaborado por los servicios jurídicos de la Fundación Focus y del Ayuntamiento con la aprobación de la Intervención Municipal, fue firmado en vísperas de la subasta por la directora general de la institución, Anabel Morillo, y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín. Sin embargo, este acuerdo sólo se ha cumplido, a día de hoy, a medias: el Consistorio no aportó ninguna de las anualidades de medio millón de euros comprometidos para la programación del Centro Velázquez. "Se trata de un incumplimiento", recalca Marset, quien asegura que se trata de "un caso de política miope: ellos piensan que así se ahorran 500.000 euros", recalca.

Ha pasado ya una década, pero el acuerdo entre la Fundación Focus y el Ayuntamiento no ha llegado todavía al Pleno municipal, órgano encargado de su aprobación. Públicamente, sólo ha transcendido el cumplimiento de ciertos requisitos, como un informe de tasación que confirmase que el precio pagado por el cuadro fue "ajustado a mercado". La delegada de Cultura durante el gobierno de Zoido y actual concejal del PP, María del Mar Sánchez Estrella, dijo en 2012 que el convenio contenía "unos defectos legales" que la Secretaría General y la Intervención Municipal trataban de corregir.

Ante esta situación, el Ayuntamiento sí mantiene la cesión de piezas del patrimonio municipal para el Centro Velázquez de la Fundación Focus. Los préstamos, con todo, deben renovarse periódicamente. Así, como adelantó este periódico el pasado 10 de marzo, la Junta de Gobierno municipal renovó por tres años -no por cuatro, como quería la institución cultural- el depósito de la Inmaculada y el Retrato de Fray Pedro de Oña, ambas de Francisco de Zurbarán, y el Retrato de Juan Martínez Montañés pintado por Francisco Varela, además, claro, de su único 'velázquez'.

Con el paso de los años, la adquisición de Santa Rufina se ha revelado como un momento trascendental para la Fundación Focus. Tanto es así que, ante las dificultades económicas derivadas de la crisis de Abengoa, la institución incluyó en 2015 el cuadro como "dotación fundacional", el equivalente al capital social de una empresa, movimiento que le ha permitido mantener la actividad.

También ha continuado la compra de obras. En 2008 compró la anónima Vista de Sevilla, del siglo XVII, y Santa Catalina de Alejandría, de Murillo, por 2,19 millones. En 2009, adquirió las obras San Joaquíny Santa Ana, de Herrera el Viejo; la Sagrada Familia, de Cavarozzi; y la Inmaculada Concepción, de Velázquez, por un importe total de 8,1 millones. En el verano de 2014, logró el retorno del San Pedro penitente que Murillo pintó para el Hospital de los Venerables, una recuperación patrimonial tan importante como la compra del retrato de Santa Rufina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios