Gira 'Mediterráneo da capo'

Serrat y los océanos que terminan en el Mediterráneo

  • Histórico regreso del cantante catalán al auditorio de Fibes con su mejor repertorio

Comentarios 1

Los instrumentales enlazados por la excelsa banda comenzaron a remover emociones en todos los presentes. Cuando reconocimos los acordes de Mediterráneo nos levantamos como accionados por un resorte; un momento mágico que aprovechó el maestro Joan Manuel Serrat para salir también al escenario y entre aplausos comenzar a cantar la mítica canción que da nombre al disco que a todos nos reunía allí.

Serrat volvía a sus principios y éstos continuaban con Qué va a ser de ti para ir ascendiendo cada vez más, tanto en la intensidad de los pellizcos a nuestra alma como en el timbre y firmeza de su voz, a la que comienza a notársele el paso del tiempo. Cuarenta y siete años hace que comenzó a cantar estas canciones, y ¿por qué las celebra ahora y no ha esperado a los cincuenta, que es una cifra más redonda? “…anda que para esperar estoy yo”, nos dijo.

Siguió ensartando las perlas del Mediterráneo, haciendo brotar los ya incontenibles gritos del respetable con Pueblo blanco y con la historia del Tío Alberto, que gozaba de los placeres de la gauche divine en la sala Bocaccio, donde Serrat se apropió del taburete tapizado de rojo que esta noche le acompañaba, como en todas las de su eterna carrera. Con Aquellas pequeñas cosas terminó su paseo por el Mediterráneo, que aún fue un poquito más lejos con La mer de Charles Trenet.

La segunda parte comenzó con la banda desgranando esta vez los familiares acordes de Cantares para que Joan Manuel se sumase a ella y la pieza se convirtiese, tras un hermosísimo diálogo entre la guitarra y la viola, roto por cientos de gargantas entonando los versos de Machado, en la más maravillosa versión que los tiempos hayan visto de esta canción. Solo una vez usó el catalán; en un llanto, Plany al mar, por todos ésos que “por inconsciencia y por mala leche” esperaban que hoy el Mediterráneo tuviese 629 tumbas más; para ésos fue también la siguiente canción, para ésos contra los que todos tenemos Algo personal.

Se rindió a Concha Piquer entonando su Tatuaje; homenajeó a la mujer de la mano de Miguel Hernández con Menos tu vientre, nos apretó el corazón con Para la libertad y a todos nos puso los ojos llenitos de ayer como Penélope. Sí, Hoy puede ser un gran día. Tras Curro el Palmo y Fiesta terminaba todo. Pero Serrat venía especialmente zalamero, y no quería irse sin dejarnos “una canción que aprendí con ustedes y con ustedes comparto”. La saeta voló y al calor de las luces encendidas veíamos como de todos nuestros ojos se evaporaba un manojillo de escarcha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios