Música

O Sister!, alegría con voz propia

  • El grupo actúa el jueves en el Lope de Vega, donde presentará su tercer disco, 'Stompin' in joy', en el que los sevillanos se han atrevido por fin a asumir el reto de componer sus canciones.

Matías Comino, Marcos Padilla, Helena Amado, Paula Padilla y Camilo Bosso, en las inmediaciones del Lope de Vega. Matías Comino, Marcos Padilla, Helena Amado, Paula Padilla y Camilo Bosso, en las inmediaciones del Lope de Vega.

Matías Comino, Marcos Padilla, Helena Amado, Paula Padilla y Camilo Bosso, en las inmediaciones del Lope de Vega. / m. j. lópez

En el Lope de Vega, levantado en 1929, precisamente la época en la que se inspira la música de O Sister!, presentará el jueves el grupo sevillano su nuevo trabajo, en el que ha dado el paso, meditado pacientemente durante años, de componer sus propias canciones. Stompin' in joy (literalmente zapateando de alegría), su tercer álbum, podría servir, una vez más en su caso, como constatación práctica, real como el sudor en medio del baile, de algunas afirmaciones teóricas, que no hay sentimiento más revolucionario que la alegría, pongamos por caso, ni refutación más categórica y liberadora de la oscuridad y el absurdo del mundo que la risa.

"Estamos seguramente en nuestro mejor momento. Tenemos más madurez, nos sentimos más seguros y, al no tener ya que estar estar pendientes únicamente de cuestiones técnicas, podemos relajarnos más y disfrutar del escenario, del público, de nosotros mismos. Esa interacción la sentimos como algo fundamental y creo que le llega y la disfrutan también los espectadores. Hemos trabajado mucho, hay muchos sacrificios personales y muchos cinturones apretados detrás, durante todos estos más de ocho años, pero han merecido la pena porque todos queríamos llegar al punto en el que estamos", dice Matías Comino, guitarrista y compositor del grupo, que completan Paula y Marcos Padilla, Helena Amado, Camilo Bosso y Pablo Cabra.

Del inspirado estado de forma que atraviesan ha dado fe recientemente el público de emblemáticas plazas como el Teatro Alhambra de Granada, cuya temporada inauguraron, o más recientemente, en el marco del III Festival Internacional Jazzmadrid, el Fernán Gómez de la capital, donde siguió la fiesta tras el concierto como tal, con los músicos tocando en el hall del teatro rodeado por la multitud danzante. Como allí, en el Lope de Vega, en su ciudad, se presentarán con un formato especial, en el que al sexteto titular se suman un trío de vientos (el clarinetista Juli Aymi, el trompetista Julien Silvand y el trombonista Josep Tutusaus) y el pianista Ángel Andrés Muñoz, cómplice frecuente.

"Somos de aquí, por supuesto que nos ilusiona actuar en el Lope. Y además es justo que una banda local pueda tener acceso a ese escenario que parecía reservado a las grandes producciones o, en el plano jazzístico, a artistas internacionales muy consagrados. Lo cual está muy bien, pero hay que darle su sitio también a la gente que está trabajando duro y obteniendo reconocimiento fuera de Sevilla, no sólo en España sino en el extranjero. Es bonito que hayan contado con nosotros, y ese gesto lo queremos devolver con gratitud", comenta el guitarrista.

En el concierto, el grupo interpretará canciones de sus otros discos, la mayoría de ellas arropadas por los nuevos arreglos que permite el trío de vientos, pero el núcleo del repertorio lo compondrán, claro, las nuevas canciones de Stompin' in joy, con su caligrafía personal. "La idea nos rondaba desde hacía mucho, yo particularmente he dado mucho la brasa a los demás para hacer no sólo versiones ni arreglos, por elaborados que sean. Ellos entonces no lo veían y ahora me alegro, me doy cuenta realmente de que el grupo necesitaba un recorrido, una madurez musical... A todos nos encanta, por eso montamos el grupo, obviamente, pero no éramos expertos, y el swing es una música muy delicada. Era necesario el bagaje de estos años para poder hacer canciones que respeten la autenticidad de esta música, pero que a la vez tengan nuestra huella personal; para conseguir que suene creíble, no como un ejercicio de estilo impostado, guardando un equilibrio muy difícil: que las canciones no sean meras réplicas del repertorio histórico, ni algo que traicione su espíritu. Ha sido un reto muy grande y hacía falta mucha confianza para seguir adelante a pesar de las dudas que inevitablemente surgían", cuenta Matías Comino.

De las 11 canciones que componen el nuevo disco, seis son propias y una séptima -You-dle-ee-oo-dee-oo, armonizada, arreglada y completada a partir de un manuscrito original, inacabado e inédito de The Boswell Sisters- lo es a medias con este grupo vocal femenino de los años 20 y 30 cuya música alentó a Paula Padilla a lanzarse a esta aventura en compañía. Pero Stompin' in joy, además de cumplir este desafío pendiente de la escritura propia, responde también a la voluntad de O Sister! de llevar su consolidado sonido algunos pasos más allá. Fue determinante en este aspecto la gira que realizó a finales de 2014 por Nueva Orleans, a partir de la cual el grupo se acercó a la tradición dixie de esa cuna del jazz más callejero y primigenio, con ecos de ragtime, manouche o hot jazz, y los llevó a incluir nuevos instrumentos -banjo, ukelele, washboard (tabla de lavar), claqué como percusión...- durante la grabación en los Estudios Sputnik de Jordi Gil.

Nuevos matices para una formación que fue pionera del efervescente revival del género que vivimos desde hace una década no sólo en esta ciudad (el festival Sevilla Swing es otro de sus empeños) sino también en la escena española. "Es algo universal de verdad, el primer jazz tiene tanto ritmo y tanta riqueza musical que funciona bien en todas las épocas. Pero es que ahora, además, hay paralelismos con los años 20 y 30 del siglo pasado, cuando esta música explotó. Escuchas hoy muchas de aquellas canciones y sigue sorprendiendo la enorme dureza de sus letras, que lo mismo te hablan de la depresión económica que de un desamor tremendo o de segregación racial, y la música, sin embargo, tiene una alegría arrolladora. Ese cortocircuito es muy potente. Y en el fondo lo que te está contando esta música en todo momento, lo que viene como de serie en ella, es: ahí fuera casi todo va mal, vale, pero por eso mismo vamos a tratarnos bien, vamos a cuidarnos, con sencillez, a través de cosas cotidianas y con humor, sin necesidad de echar mano al mensaje en mayúsculas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios