Cultura

La Suite expande su 'Nocturama'

  • La promotora original del veterano ciclo estival programará en tres sedes diferentes con el apoyo del ICAS. Los conciertos en el CAAC se ofrecerán bajo otra marca.

Comentarios 1

Nocturama se expande. O, al menos, la parte del veterano ciclo de conciertos estivales hasta ahora programada en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo por la promotora La Suite, que, con el apoyo del Instituto de la Cultura y las Artes de sevilla (ICAS), extenderá este año su actividad bajo esa marca al Casino de la Exposición y el Teatro Alameda.

En concreto, Nocturama ofertará seis conciertos desde el último miércoles de mayo y hasta el último de junio en el Casino de la Exposición; otros tantos en el CAAC durante los miércoles, jueves y viernes de la primera quincena de agosto y cuatro más en el Teatro Alameda durante el otoño e invierno. Estos últimos, se anuncia, serán de grupos internacionales de gira por España.

Hasta que a mediados del próximo mes de mayo se anuncie la programación de los grupos previstos en el CAAC, los únicos artistas confirmados son los que pasarán por el Casino de la Exposición, sucesivamente Nacho Camino, Remate, Quentin Gas, Ainara Legardón, Alondra Bentley y Ricardo Vicente.

Esta expansión de Nocturama cuenta con el apoyo del ICAS, que aporta una partida de 75.000 euros en concepto de subvenciones a propuestas privadas, y que se desglosan en 20.000 euros para los conciertos del Casino, con entrada gratuita, 15.000 para los del CAAC y 40.000 euros para los del Teatro Alameda. En los dos últimos espacios, la aportación del ICAS no cubre los gastos de contratación y producción, por lo que La Suite cuenta con asumirlos mediante los ingresos por venta de entradas.

La promotora La Suite fue la responsable original de la puesta en Marcha de Nocturama en 2005 a propuesta del entonces director del CAAC, José Lebrero, hoy al frente del Museo Picasso de Málaga. Precisamente fue Lebrero quien decidió después dar entrada en la programación a una segunda promotora, Green Ufos, que pasó a ocuparse de la confección del cartel de julio, centrado en principio en propuestas internacionales, y dejando a La Suite el cartel de agosto, hilvanado con artistas nacionales.

Esa fórmula sirvió para asentar Nocturama como una de las ofertas musicales más estimulantes del verano hispalense hasta el pasado año, cuando el actual director del CAAC, Juan Antonio Álvarez Reyes, decidió ampliar el ciclo extendiéndolo también al mes de septiembre con la incorporación de la promotora Artegestión. Por el camino, las condiciones de financiación de Nocturama se fueron devaluando acordes a la crisis rampante. El CAAC dejó de destinar partidas concretas al ciclo, incluso al alquiler del escenario y equipo de sonido, y en la práctica ya sólo hacía cesión del espacio. 

Aunque han sido las promotoras las que desde entonces han asumido el riesgo económico con resultados dispares, el CAAC ha continuado vendiendo Nocturama como un ciclo propio, un evento más del centro que permite engrosar su balance anual de visitantes contabilizando como tales a los asistentes a conciertos. Una estrategia, es un secreto a voces, que explica la proliferación de propuestas musicales experimentada por el Monasterio de La Cartuja en los últimos años.

La incorporación de una tercera promotora el pasado verano tensó la relación entre el CAAC y La Suite, empresa que tiene registrada la marca Nocturama en la Oficina Española de Patentes y Marcas. La promotora se quejaba ya entonces de que una programación en manos de tres agencias diferentes, y con criterios muy distintos, diluía la imagen del ciclo y confundía a público, patrocinadores y proveedores. 

Y este verano no sólo serán tres los programadores en el CAAC, sino, posiblemente, seis, uno por cada quincena de los meses de julio, agosto y septiembre. Esta situación explica tanto o más que la subvención del ICAS la expansión de Nocturama, que ya ha pedido al CAAC y al resto de promotoras que dejen de usar dicha marca al estar registrada.

En principio, el CAAC intentó registrar una marca distinta que contuviera esa palabra -en concreto, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo Nocturama-, pero la petición fue denegada por la Oficina Española de Patentes y Marcas. Aunque el Centro ha recurrido la decisión, parece que finalmente desistirá de usarla este verano. Al menos, así lo indica el hecho de que los nuevos promotores tanteados para participar en la programación estén trabajando ya con una nueva denominación: Los veranos del CAAC.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios