Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Cultura

La danza de Rubén Olmo cede a 'La tentación de Poe'

  • Tras dirigir el Ballet Flamenco de Andalucía, el bailarín y coreógrafo sevillano regresa hoy en solitario al Teatro Central

Edgar Allan Poe (1809-1849) fue poeta, escritor, crítico, periodista… pero no tuvo talento para la danza. Por ello es Rubén Olmo (1980), bailarín, coreógrafo y exdirector del Ballet Flamenco de Andalucía (BFA), quien ha asumido el reto de interpretarlo en La tentación de Poe, un complejo trabajo que se estrena esta noche en Sevilla y en el que se han unido distintos lenguajes artísticos bajo la dirección escénica de Juan Dolores Caballero. Éste firma también un guión que, asegura, "es un recorrido sintético por la vida de Poe, por todo el sufrimiento de un hombre que fue un adelantado a su tiempo". La composición musical es obra de Bruno Axel, que también toca el violín junto al chelo de Sancho Almendral y la percusión de Agustín Diassera. La voz de Antonio Campos pone el contrapunto flamenco a una pieza que, según Olmo, "tiene una pulsación flamenca, pero es más contemporánea y conceptual, si bien hemos tratado de encontrar un equilibrio entre todas sus expresiones; yo nunca he sido un bailaor al uso, y tampoco un artista mediático, pero de algún modo me siento portador de la danza española".

Con el poema El cuervo en el corazón de la obra, ocho escenas bastan para que se vea el Poe que Rubén llevaba dentro desde niño. En una de ellas, su amada esposa Virginia, muerta de tuberculosis en 1847, es interpretada por Sara Vázquez, compañera de Olmo en todas sus aventuras, tanto en su propia compañía -en piezas como Belmonte o Tranquilo alboroto- como en el Ballet Nacional de España o el BFA. En otra, La ciudad, participan 10 chicos y chicas de 1º y 2º curso de danza española del Centro Andaluz de Danza. Hermosa iniciativa que, según el artista, piensa "repetir allá donde vaya pues en este momento el trueque es una fórmula esencial": "Yo enriquezco mi obra y, a la vez, doy una oportunidad a algunos de esos jóvenes que tan difícil lo tienen para incorporarse a los escenarios debido a la falta de compañías privadas y a la notable reducción en la plantilla de las dos públicas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios