Cultura

Flamenco: pasaporte universal

  • El público británico llena los escenarios del Flamenco Festival en su primer fin de semana y aplaude fervoroso la pasión de "lo puro” y la fuerza de un arte que agita el convulso Londres post Brexit

La bailaora María del Mar Moreno en un momento de su actuación en el Sadler's Wells

La bailaora María del Mar Moreno en un momento de su actuación en el Sadler's Wells / Francis Loney (Londres)

En estos tiempos convulsos para Reino Unido, con un primer ministro cuestionado por el escándalo de las fiestas durante la pandemia, que aquí se conoce con el nombre de partygate; un caos abismal por una histórica huelga de trenes y de metro que ha dejado a millones de viajeros afectados y ha colapsado la capital; y las secuelas de la pandemia mundial y de un cada vez más cuestionado Brexit, que complica la salida y entrada a países como España con larguísimas colas en los aeropuertos, el flamenco regresa a Londres como un eficaz subterfugio que agita y zarandea a los británicos recordándoles que lo identitario no desaparece cuando se universaliza y regalándoles experiencias “que reafirman enormemente la vida”.

Así lo resalta  el director artístico del Sadler’s Wells, Alistair Spalding, en el libreto del Flamenco Festival que, tras una larga espera de tres años, celebra por fin el reencuentro llenando de alegría, pasión y fuerza la nublada city londinense. Y así se ha podido sentir estos días en las calles y los escenarios de Londres que, desde la plaza de King’s Cross Station, -donde la jerezana María del Mar Moreno dio el martes el pistoletazo de salida a la cita con un flashmob por alegrías-, al citado Sadler’s Wells, principal sede del festival y uno de los teatros más prestigiosos del mundo, pasando por la sala  Lilian Baylis Studio, el Rich Mix o el Instituto Cervantes, han acogido las distintas propuestas con las localidades prácticamente agotadas y espectadores entusiasmados que gritaban vítores universales, muchos oles y algún que otro “It’s amazing!” o hasta: “¡viva el arte puro!”.

Espectáculos como 'Viva!' de Manuel Liñán o la Gala flamenca 'Mujeres de cal y cante' de María del Mar Moreno han repetido varios días en el Sadler's Wells con gran éxito de público y crítica

Es decir, si algo ha quedado patente en esta edición es que aquí no sólo gusta este arte, porque esto no sería nada nuevo -recordemos las fascinación que producía ya estos bailes andaluces a los primeros viajeros románticos que visitaban nuestro país en el XIX-, sino que se percibe como algo necesario e insustituible.

En este sentido, compitiendo con la luminosa oferta de musicales del West End, espectáculos flamencos como el multi-premiado y exitoso Viva!, de Manuel Liñán, o la Gala Flamenca Mujeres de cal y cante, dirigida por la propia Moreno y con un imponente cartel protagonizado por Tía Juana la del Pipa, Pastora Galván y Fuensanta La Moneta, han repetido funciones dos y tres días respectivamente levantando del asiento a los asistentes y recibiendo excelentes críticas en los medios locales. Como “un apasionado y profundo espectáculo de humor” describían, por ejemplo, en The Guardian la obra del granadino a la que le otorgaban una cualificación de cuatro estrellas. Mientras que un agradecido patio de butacas aplaudía el cante seco por soleá de Tía Juana, la fuerza de María del Mar Moreno por seguiriya, el embrujo hechizante de La Moneta por taranto o la gracia y el desparpajo de Pastora por tangos y rumbas.  

Pero no sólo los grandes nombres han recibido el beneplácito de la afición británica. Los jóvenes talentos, como los bailarines Daniel Ramos&Víctor Martín,  el guitarrista Yerai Cortés, la cantaora Ángeles Toledano o la bailaora Paula Comitre, han sido igualmente bien recibidos estos días, causando un grata sorpresa entre quienes acudían a las salas sin ni siquiera saber quiénes son ni qué hacían. Please, What’s her name?, preguntaba emocionada una mujer tras asistir a Cuerpo nombrado, el “exquisito” y emotivo recital que dio la sevillana, Giraldillo Revelación en la última Bienal de Flamenco, junto al guitarrista Juan Campallo (Premio Guitarra con Alma y Mejor composición musical en el pasado Festival de Jerez) y el cantaor Miguel Ortega en la cuarta planta del Rich Mix, un espacio multidisciplinar que programa teatro, exposiciones, proyecciones de cine y poesía.

Sin duda, como confesaba el director de la cita Miguel Marín a este diario, “ésta es una de las grandes satisfacciones de este trabajo”. Sobre todo, porque una de las grandes apuestas de la programación de este año, que lleva precisamente por lema Creando en presente. Transformando el futuro, es dar cabida a artistas emergentes y apostar por espacios que albergan otros públicos.

Por su parte, este domingo el festival se ha visto obligado a cancelar una de las actuaciones más esperadas y para la que las entradas estaban prácticamente agotadas, la de la cantaora Estrella Morente, que no ha podido acudir finalmente por motivos de salud. En cualquier caso, hasta el 2 de julio queda aún por delante decenas de propuestas con figuras del cante, el baile y la guitarra como Tomatito, María Pagés, Jesús Carmona, cuyo espectáculo El Salto es fruto también de una coproducción con el festival británico, Rocío Márquez y Bronquio –que presentarán su último trabajo Tercer cielo-, Los Voluble y El Yiyo, el bailaor que participó en la presentación de la colección de Dior en la Plaza de España de Sevilla. En definitiva, casi una semana en la que el flamenco desplegará su extensa paleta de colores por Reino Unido demostrando que el talento y la cultura son pasaportes universales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios