CONCIERTO

Todo sigue igual en 'OT'

  • 20.000 personas asisten en La Cartuja al espectáculo televisivo

Amaia, la ganadora del concurso 'Operación Triunfo', anoche en el Estadio de La Cartuja. Amaia, la ganadora del concurso 'Operación Triunfo', anoche en el Estadio de La Cartuja.

Amaia, la ganadora del concurso 'Operación Triunfo', anoche en el Estadio de La Cartuja. / VÍCTOR RODRÍGUEZ

20.000 personas se desplazaron ayer al Estadio de La Cartuja para disfrutar del concierto de Operación Triunfo 2017. Así lo dijeron varios de los 16 solistas que anoche se dieron cita en el escenario. De esta manera a Sevilla le corresponde el récord de asistentes de la gira de este espectáculo televisivo. Pues se trata, en efecto, de un espectáculo concebido para la televisión más que de un concierto. Los temas duran apenas un par de minutos, suprimidas algunas de sus partes instrumentales, para adaptarse al formato de la pequeña pantalla. Porque si lo consideramos un concierto al uso habría que decir que lo más importante falló. Anoche el sonido en La Cartuja fue lamentable. Imposible apreciar el timbre de cada uno de los intérpretes. Apenas pudimos distinguir entre voces más o menos nasales o guturales. Tan sólo en el momento de intimidad que protagonizó Amaia a solas con su piano interpretando Miedo pudimos disfrutar de la voz de la intérprete.

Se trata sin duda de la más personal y mejor dotada de los participantes en el concurso, puesto que de un concurso de voces se trata. También resultó más personal en su puesta en escena, con un discreto traje de pantalón negro, frente a la abundancia de minifaldas, y el pelo recogido.

No obstante, el público disfrutó de lo lindo. Es entrañable ver a una familia feliz. Lo que nos reafirma en nuestra idea de que no se trataba de un concierto. De hecho, la mayor parte de los asistentes lo pasaron cantando las canciones, de manera que no parecían tener interés en escuchar a sus ídolos. Porque de eso se trata, de un fenómeno fan. Y así, las jovencitas y adolescentes, que eran mayoría ayer en La Cartuja, se desgañitaban cada vez que uno de sus ídolos aparecía por el escenario. Alfred, Miriam, Aitana, Ana Guerra y la mencionada Amaia, entre otros.

Marina jugaba en casa. Antes de aparecer en escena un miembro de la organizacion desplegó una bandera arcoíris. La cantante subrayó la necesidad de reivindicar la libertad y lo dijo desde su condición de "sevillana, bisexual y no normativa". En la misma línea se sitúo el dúo de Raoul y Agoney que cantaron Con las manos vacías de Miguel Bosé "por el amor, la libertad y la visibilidad". Es decir, que ha habido un cambio muy pequeño para que todo siga igual en OT.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios