Cultura

El valor de lo excluido

  • Alarcón Criado muestra la obra del colombiano François Bucher, un autor preocupado por corrientes de pensamiento y visiones del mundo olvidadas.

La meseta de Marcahuasi, en los Andes, es una formación rocosa en cuyos caprichosos perfiles muchos sólo ven efectos de la erosión. Pero un investigador peruano, Daniel Ruzo, estudioso de aquel lugar, observó que a determinadas horas del día la luz del sol modelaba las rocas hasta convertirlas en grandes esculturas. Por eso enunció la hipótesis de la cultura Masma: una antigua civilización, conocedora de la luz, que esculpió las rocas en complicidad con el sol. Al comprobar además que los negativos de las fotografías de aquellas esculturas mostraban las figuras con más claridad, pensó que el saber de aquella cultura era superior al nuestro pero desapareció con ella, en alguna catástrofe ancestral.

François Bucher (Cali, Colombia, 1972) ha vuelto sobre los pasos de Ruzo para filmar las misteriosas figuras de Marcahuasi. Completa la propuesta con documentos: copias de comunicaciones del arqueólogo peruano a sociedades científicas, ampliaciones de sus fotografías y elementos que hacen pensar cuanto -como la cultura Masma- queda fuera de los cauces y cánones de la racionalidad vigente.

Bucher ha sentido siempre la llamada de esas figuras que el torrente de la historia dejó varadas en su orilla, porque esos restos, aun abandonados, suelen tener mucho que decir. Una de esas figuras fue Jorge Eliecer Gaitán, político colombiano que se enfrentó a la United Fruits y fue asesinado en 1948; otra, Katharine Gun, intérprete de la delegación británica en la ONU que no dudó en revelar a la prensa que sus jefes le ordenaron realizar escuchas ilegales en vísperas de la invasión de Iraq. Desde el año 2008, Bucher aparta su atención de la política y la centra en corrientes de pensamiento y visiones del mundo que, olvidadas, ofrecen formas alternativas de conocer y vivir. Entre chamanes, conservadores de antiguos ritos, teósofos y médiums se dan modos de comunicación que Bucher investiga y presenta, no como enigmas que alimenten la curiosidad, sino como invitación a reflexionar sobre todo aquello que la razón occidental descartó y excluyó, sin reparar en las pérdidas que conllevaban tales exclusiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios