Cultura

La venta en España de música grabada aumentó un 10% en 2015

  • El despacho de vinilos sigue experimentando en términos porcentuales un notable ascenso y se convierte en el formato "más deseado" entre los consumidores más exigentes.

La industria de la música grabada ingresó en España 161,5 millones de euros en 2015, una cifra que supera en diez puntos porcentuales la de 2014 (146,8 millones), según el informe de la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI), que sitúa a Adele y Alejandro Sanz a la cabeza de ventas. Éstos son los datos que se desprenden de este documento hecho público este martes en Londres, un texto que señala que la industria discográfica internacional "parece repuntar lentamente" tras el "desplome" de los formatos físicos y las "dentelladas" de las "descargas ilegales" durante "una larga década". 

Y así sucedió en España, según el informe, donde las "mejorías" de 2014 y 2015 son las primeras después de un "descalabro ininterrumpido" desde 2001, "doce cursos consecutivos en rojo que se saldaron con unas pérdidas para el sector de casi el 80% de sus ingresos", señala el texto. 

El informe destaca la revitalización del vinilo como el formato "más deseado" entre los consumidores más exigentes. "En España se despacharon 1,1 millones de elepés en esta última temporada, una cifra que, aun siendo modesta, representa una subida muy sustancial respecto a los 600.000 vinilos que se despacharon en las tiendas a lo largo de 2014", apunta. 

La IFPI detalla en su estudio anual que la cantante británica Adele encabeza las cifras de ventas, mientras en el apartado de artistas españoles quienes más vendieron en 2015 fueron Alejandro Sanz con Sirope, Pablo Alborán con Terral y Manuel Carrasco con Bailar al viento. A éstos les siguieron Gemeliers, Antonio José, Malú, Fito & Fitipaldis, Melendi y Joaquín Sabina. 

En cuanto a las canciones favoritas de los españoles, las preferencias apuntaron hacia El perdón (Nicky Jam con Enrique Iglesias); Cheerleader, de Omi; Lean on, de Major Lazer; La gozadera de Gente de Zona con Marc Anthony; Uptown funk, de Mark Ronson con la voz de Bruno Mars, y Thinking out loud de Ed Sheeran. 

El informe destaca que, "por ahora", el reparto entre físico y digital es "casi equitativo", aunque a partir de este año, "si se cumplen los pronósticos" se "agudizará" la inclinación. En el recuento global del caso español, añade el documento, el 45% de los ingresos de 2015 provienen del área digital, mientras los formatos físicos se quedan "atascados" en un "discreto" 39%. 

"El 16% restante -agrega el texto- hay que imputárselo en su mayoría a los derechos de comunicación pública (radios y televisiones). Mientras, la franja digital experimenta un estirón del 10,2%, el negocio físico se contrae en 4,5 puntos. Con todo, es una caída inferior a la experimentada en los ejercicios precedentes: un 8,5% en 2014 y un 10,6% en el caso de 2013". 

En el apartado de la música consumida en streaming, el informe anual presentado por la Federación Internacional de la Industria Discográfica dice que a nivel mundial la "brecha" que la rama digital ha abierto respecto a los productos físicos se explica sobre todo por la "abrumadora aceptación del streaming como fórmula de consumo musical". Eso sí, en el caso español la diferencia no es "todavía tan acentuada". En concreto, los ingresos por descargas, streaming y demás productos digitales ascendieron a 67,6 millones de euros, mientras que las ventas de cedés, elepés y demás formatos físicos no pasaron de 66,3 millones. 

En total, la industria de la música grabada ingresó en nuestro país 161,5 millones de euros en el último año, una cifra que supera en diez puntos porcentuales la de 2014 (146,8 millones). En cualquiera de los casos, puntualiza el informe, los 605 millones que se llegaron a contabilizar en el mercado español allá por 2001 son ya "inalcanzables e irrepetibles".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios