Azul Klein

Charo Ramos

chramos@grupojoly.com

Adquisiciones

El pequeño relieve de La Roldana comprado para el Bellas Artes es un paso decisivo entre tanto olvido

La Roldana se convirtió, a finales de 2017, en la primera mujer artista que entró en las colecciones del Museo Nacional de Escultura de Valladolid cuando el Ministerio de Cultura adquirió, antes de que pudiera abandonar el país, una singular representación de la Cabalgata de los Reyes Magos para la que se había solicitado el permiso de exportación. De ese hermoso conjunto escultórico tuvimos noticia en un vídeo que mostró el Bellas Artes de Sevilla porque de él formaba parte el Nacimiento de Luisa Roldán que expuso la pinacoteca en los últimos meses, procedente de una colección particular, y que incluía a uno de los pajes africanos del séquito de Baltasar. Ninguna de esas hermosas piezas ha podido quedarse en Sevilla, la ciudad natal de la escultora y el mayor centro de producción de imaginería del mundo hispano al que ella se suma con decisión y excelencia tras completar su formación en el taller de su padre Pedro Roldán.

Esta semana la Consejería de Cultura nos ha dado una alegría al presentar una obra suya en terracota policromada, el amable relieve de La Virgen de la leche, que es la primera adquisición en 13 años que la Junta de Andalucía realiza para beneficiar al Bellas Artes de Sevilla, el museo más visitado de la comunidad. La excusa de la crisis económica no basta para justificar la cicatería con que se ha tratado al museo, tanto por parte del Gobierno autonómico como del de España, que sí ha acrecentado los fondos de las pinacotecas y archivos por él gestionados. Así, acaba de publicarse que en 2020 el Ministerio de Cultura y Deporte, a través de la Dirección General de Bellas Artes, invirtió más de 3,1 millones en la adquisición de 70 bienes culturales para 17 colecciones públicas: diez museos, cuatro archivos (entre ellos el de Málaga), la Biblioteca Nacional, el Instituto de Patrimonio Cultural de España y Patrimonio Nacional. Ese presupuesto incluye una partida extraordinaria de más de medio millón de euros de apoyo al sector cultural por la pandemia con el que se compraron obras a galerías y artistas españoles con destino al Museo Nacional Reina Sofía. Ninguna de esas compras ha beneficiado al Bellas Artes sevillano pero entre las 70 consolidadas hay una Inmaculada de Juan de Mesa adquirida a la casa de subastas Isbilya para el Museo de Valladolid, un Libro de Enigmas que recibirá el Archivo Histórico Nacional y documenta la celebración del Corpus en Estepa en el siglo XVII, así como las vistas de Sevilla anteriores a 1875 que forman parte de los 18 álbumes-acordeón del fotógrafo Jean Laurent que recibirá la fototeca del Instituto de Patrimonio Cultural de España. Andalucía interesa mucho en el mercado del arte, y Sevilla de un modo especial. El paso dado por Cultura esta semana es, por pequeño que sea, un hito entre tanta desidia, olvido y maltrato.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios