O RIOL Junqueras aparece de nuevo como el salvador de quienes se empecinan en ceder ante el independentismo y no pronuncian más palabras que negociación, diálogo, reconciliación, generosidad, perdón y conflicto.

Hay que reconocer al líder de ERC que ha dado un salto cualitativo en la posición que mantenía hasta ahora, renuncia a la declaración unilateral de la independencia, apoya los indultos, referéndum pactado como el de Escocia y cierta autocrítica hacia cómo se está llevando el procés. Sin embargo, cualquier declaración que venga de la mano de Junqueras hay que tomársela con prudencia: en ocasiones varias ha prometido lo que después no cumplió.

El referéndum pactado según el modelo escocés, por ejemplo, no tiene cabida en la Constitución. Sí en el acuerdo de Reino Unido que firmaron Inglaterra (que ya englobaba Gales e Irlanda del Norte) y Escocia, pero no en una España donde Cataluña nunca ha sido un Estado independiente. Y hay otros asuntos que no admiten interpretaciones: son legales o no lo son, sin término medio. No se ha escuchado ni una sola palabra de arrepentimiento, obligado para la concesión del indulto. Tampoco los sediciosos han pedido hasta ahora el indulto, también obligado. Y luego están cuestiones que chirrían: los argumentos del Tribunal Supremo y Fiscalía para rechazar el indulto, que son demoledores; o la iniciativa de Sánchez de promover una reforma del Código Penal para rebajar el delito de sedición. Sánchez pretende en su reforma condenas de 3 años como máximo. ¿Incluirá retroactividad?

Ya gustaría a la casi totalidad de españoles que el anuncio de Junqueras diera legalidad a lo que no lo es, y sobre todo pusiera fin a un debate que rompe España. Pero considerar panacea un escrito de Junqueras es muy arriesgado, porque otras veces ha dado marcha atrás y porque no es la voz más autorizada del independentismo. Por ahí anda Puigdemont imponiendo su criterio… El artículo de Junqueras, por tanto, es esperanzador, pero tiene puntos que provocan recelo, como la petición de amnistía -inconstitucional- o la insistencia en que los tribunales ejercen una "persecución judicial" en Cataluña y que los independentistas se encuentran ante una "causa general".

Pedro Sánchez no ha desaprovechado la oportunidad para lanzar las campanas al vuelo. Lógico, lo necesita, se encuentra en el momento más bajo de su mandato. Pero a pesar de las campanas, de momento no se dan las condiciones para que los indultos sean legales. Junqueras tendrá que escribir más artículos … y Puigdemont aceptar sus propuestas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios