Joaquín De La Peña / Licenciado En Historia Y Ex Secretario Del Consejo General De Hermandades

EL COLOR DE LOS OBISPOS

"EL pájaro vuela sobre el norte de África". La enigmática frase, proveniente de Roma, circulaba entre un escogido grupo de laicos sevillanos aquella fría primavera de 1982 sin que ninguno de ellos acertara a descifrar a qué especie ornitológica se hacía referencia. Nadie podía sospechar que el sucesor de la sede de San Isidoro fuera un joven fraile encargado de una diócesis cuyo número de feligreses era menor que el de algunas parroquias sevillanas.

La conexión Levante-Madrid-Galicia, con el obispo Roca, el nuncio Tagliaferri y el cardenal Suquía a la cabeza, había funcionado nuevamente y añadía otro nombre a la larga lista de purpurados afines en el episcopado español. Ninguno de ellos fue catalogado por los medios de aquel momento como perteneciente a un sector avanzado del obispado; más bien todo lo contrario.

¿Cómo es posible entonces que desde aquella época el cardenal Amigo haya sido reiteradamente catalogado como progresista? ¿Los engañó entonces o nos engaña ahora? Ni una cosa ni la otra.

Porque ese maniqueísmo fácil y reduccionista que intenta encapsular la complicada personalidad de un obispo, no hace sino olvidar la máxima de que un prelado no tiene color; que un obispo, por razón de oficio, sólo es de Jesucristo y pertenece a una organización que, en 2.000 años de existencia, ha pulido hasta la perfección un sistema de gobierno hermético y complejo.

Distinto es que la experiencia vital, la personalidad y el contexto histórico ofrezcan modelos diversos en el ejercicio del episcopado. Ni la llamada a la vocación, ni el camino seguido para ejercerla, ni el recorrido pastoral, ni la personalidad del cardenal Amigo, se parecen a los de monseñor Asenjo. Tampoco la Iglesia, ni la sociedad, ni la política, ni la economía de aquel lejano 1982 se parecen en lo más mínimo a las de este 2009 en que un nuevo arzobispo ejercerá plenamente sus funciones en la Diócesis.

Por eso, llegado este momento, sería preferible obviar las comparaciones y dejar las etiquetas de colores para otros menesteres.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios