La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

Conejo mete el pinrel y toda España se entera

Ahora toda España sabe quién es el diputado socialista que se ha metido un gol en propia puerta

El diputado andaluz Francisco Conejo ya es conocido en toda España. Antes sólo sabíamos de su existencia unos cuantos por su perseverancia en acosar a periodistas o en fiscalizar los nombres de los que colaboran con la RTVA. Ahora se han reído de su metedura de pata de Despeñaperros hacia arriba. El socialista reprochó al Gobierno andaluz que Canal Sur se haya olvidado este año de retransmitir la romería de la Virgen de la Cabeza, cuando no ha habido romería, como tampoco procesiones de Semana Santa, ni ferias, ni nada parecido. Conejo ha entrado en la historia de los momentos estelares del Parlamento. A Elías Bendodo se la dejó botando. O dicho en jerga taurina: como Ruiz Miguel se encontraba los miuras para entrar a matar en sus años de gloria. Con las manos juntas y el morlaco perfectamente cuadrado para ejecutar la suerte suprema. ¡Menuda desaplicación, Conejo de mi vida, que diría don Vicente Cantatore!. El socialista estuvo insuperable. El vídeo de su barquinazo vertebró España en un santiamén, como lo hicieron las imágenes de la risotada general de 1994 que además dieron la vuelta al mundo, cuando sus señorías se relajaron de forma natural y repentina después de ocho horas de sesión. Otros recordarán aquella tan tremenda del primer director general de Canal Sur, Salvador Domínguez, cuando en una comparecencia parlamentaria soltó una perla: "Es que ando chungo de papeles". Conejo debe estar chungo, muy chungo, de reflejos. O trabaja poco, o es un desahogado. Quizás ha debido tragarse los programas de televisiones locales de Semana Santa donde este año se retransmitió lo que no ocurría. Tanto hemos contado el vacío, tantas horas de televisión y de radio para cubrir lo que no ha pasado, y tantas páginas de periódicos para elevar la nostalgia a la categoría de género periodístico, que a Conejo me lo han confundido. Ha visto el hombre hasta las programaciones especiales del Rocío... que tampoco ha habido. Y se ha tirado a la piscina sin agua cayendo de bruces contra las losetas. Me imagino a Conejo frotándose las manos al preparar su intervención, disfrutando con sólo imaginar el golpe que le iba a pegar a la derecha piadosa donde más le duele. ¡Pista que va el artista! Y se la pegó como el adolescente que sale por primera vez de copas. Estas cosas con Mario Jiménez de portavoz no pasaban. Ahora que Susana comenzaba a asomar la cabeza, Conejo se mete un golazo en propia puerta. El PSOE andaluz es un perro flaco. Conejo, lo suyo ha sido chungo. Muy chungo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios