Bicheo por la TDT

fátima Díaz

Flequillo alien

NO se puede llevar esos pelos, hablar de extraterrestres y pretender que te tomen en serio. Giorgio A. Tsoukalos es un escritor y ufólogo suizo, de origen griego, presentador de Alienígenas ancestrales (Ancient Aliens), en el Canal Historia. Firme defensor de la teoría de los antiguos astronautas, por la cual buena parte de nuestra evolución como humanos está ligada a la de los alienígenas que moran entre nosotros, canales de divulgación tan reputados como National Geographic y Discovery Channel se negaron a acoger en sus parrillas un espacio con tan poca fiabilidad científica como el que produce, presenta, monta, 'se lo guisa y se lo come' nuestro amigo friki. Porque Tsoukalos, aparte de gastar cantidades ingentes de gomina en mantener sus pelos espantados, ve evidencias de vida extraterrestre hasta en el arroz con tomate (la receta es ancestral, se basa en el tomate frito que ya hacían los egipcios, allí están las pirámides y voilá!, ¿saben quiénes idearon las pirámides? Una pista: de Lepe no eran).

Al programa, desde luego, le llueven críticas por todas partes, fundamentalmente de científicos y ufólogos con amplia y reconocida trayectoria. Y es que Alienígenas ancestrales presenta la hipótesis de que antiguos astronautas, venidos del espacio exterior, mantuvieron reiterados contactos con los seres humanos en un pasado no tan lejano. Según nuestro excéntrico presentador, el producto de dichos contactos con seres extraterrestres quedó plasmado en textos históricos, material arqueológico, leyendas, mitos y objetos tecnológicos. ¡Y en recetas como el arroz con tomate, claro! Le avalan las opiniones de los escritores de temática alienígena Erich von Däniken y David Childress, así como los comentarios del segundo conductor del programa, George Noory que, dicho sea de paso, presenta un aspecto mucho menos polémico que el de Tsoukalos. Por supuesto, la gran cantidad de afirmaciones que se lanzan en cada capítulo no tienen más respaldo científico que el afán de esta pandilla de dudosa apariencia y obsesión que raya en lo enfermizo.

Si antes de ponernos frente a la tele para ver Alienígenas ancestrales comenzamos atribuyendo las deducciones de Newton a los extraterrestres, o la penicilina de Fleming, o el chip integrado, o la televisión, o la navaja, o la teoría de la relatividad, o las construcciones monumentales históricas a una mano alien que nos 'guía' en la sombra, el programa nos puede resultar hasta entretenido. Pero prueben a no apartar la vista del flequillo de Tsoukalos, la diversión está asegurada. Además del look, sus gestos le delatan: es carne de frikilandia. ¿Para cuándo se va a engominar Iker Jiménez el flequillo? Amigo Iker, que así consigues que suban las audiencias de Cuarto milenio. Verás.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios