La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

San Telmo, el palacio de los gatos...

Tanto cuchichear de los duelos de gatas y resulta que una colonia de gatos ha ocupado el viejo inmueble de los Montpensier

Decían que en el Palacio de San Telmo había un duelo de gatas que se resolvió separando a las felinas. Mentira. Maledicencias. Lenguas largas de color negro. Lo que hay son gatos, muchos gatos de los que le encantan al maestro Burgos, don Antonio, a quien el otro día, camino de la misa de San Buenaventura a la que me ha aficionado mi madre, saludé junto a mi hijo Miguel en el Robles Laredo, en esa terraza con derecho a vistas de la Giralda, como corresponde a un Hijo Predilecto de Andalucía. Pues esta Aldaba va en homenaje al creador de escuela en el periodismo andaluz que es don Antonio.

Cuando me enteré que una colonia de gatos ha invadido San Telmo me acordé de inmediato de don Antonio. Nadie como el maestro ha defendido, querido y honrado a los felinos. ¡Gatos por San Telmo! Con la de gatas que dicen que andan sueltas por el antiguo palacio de los Montpensier. Juanma, presidente, cuida de esos gatos que son los linces de Doñana en versión para la capital de Andalucía, que de momento sigue siendo Sevilla. Gatos que entran por las ventanas. ¿Cuáles serán sus despachos preferidos? ¿El de mi Elías, que está en el antiguo despacho de mi dilecto Juan Carlos Blanco, el periodista andaluz que mejor conoce a Susana Díaz? Gatos por las plantas bajas, gatos por el sofá de la sala de espera dejando sus recuerdos en forma de excrementos, gatos por las ventanas y las cresterías, gatos quizás por los jacuzzis que dejó instalados el arquitecto que ennegreció San Telmo, ¿verdad Joaquín Egea?

Cuantísimo daño hizo el tipo a un palacio alegre levantado a la vera del río, de la luz. Menuda porquería de lámparas nos dejó puestas y qué feas y caras. Ahora han entrado los gatos en la sede del Gobierno andaluz (este no es tu referéndum). ¿Quién le da de comer a los gatos de San Telmo? Porque a las gatas ya lo sabemos... Pero a mi me preocupan los felinos, tiernos, dignos de caricias como el Padrino, quien los mimaba en su regazo, ¿verdad? Minino, minino... El PP seguirá en San Telmo, según Michavila, pero con otra pareja de baile. Ay, que a Marín se le alejan los gatos. Con lo que al vicepresidente le gusta salir en Canal Sur y decidir quién sale... Ay, Juan. Tic-Tac. Yo de momento le pido a mi dilecto Elías que se preocupe de los gatos, que los cuide, les ponga comida y nos les falte de nada.

Como hace don Manuel Ruiz de Lopera en su sede del Fontanal, que hace poco nos invitó a su casa y comprobamos que los felinos de su hogar viven estupendamente. Los gatos de San Telmo deben asumir protagonismo. Que después sólo se habla de ellas. De las gatas. ¡Machistas, que algunos son unos machistas..!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »