Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El Sevilla cayó aculado ante Bono

La expulsión de Jordán influyó demasiado para que el Sevilla no fuese martillo sino yunque

Posiblemente, quizá, el Sevilla no habría vuelto de Granada con la valija vacía, pero en honor a la verdad hay que destacar que el equipo de Lopetegui no supo en momento alguno superar la endiablada trama que urdió Diego Martínez. Cierto es que la autoexpulsión de Jordán sobre el tañido intermedio fue tremendamente nociva para el Sevilla y así la segunda parte fue un suplicio del que difícilmente lograba sobreponerse.

Como se esperaba, Lopetegui liberó de trabajo a futbolistas como Ocampos o De Jong y apeló a Carlos Fernández, posiblemente con vistas a sacarle partido al hecho emocional de cualquier vuelta a casa. Pero nada salió como pensaría el técnico guipuzcoano, ya que en igualdad de condiciones, antes de la expulsión, nunca supo el Sevilla la forma de horadar ese agrupamiento de líneas que ejecuta con fe la escuadra granadina y que tan buenísimos réditos le produce.

Era un partido en el que las porterías estaban de más. Ni Rui Silva ni Bono tenían que emplearse y sólo cuando martilleaban los locales sobre un Sevilla ya decididamente yunque se vio obligado a intervenir el marroquí. Si el primer tiempo fue mera anécdota con la salvedad de las lesiones y de las tarjetas, lo del segundo tiempo era la constatación de una muerte anunciada y que tuvo efecto a diez minutos del final mediante un desliz sevillista en la batalla aérea.

Lopetegui movió cuanto pudo el banco, pero no era suficiente. Jugar con uno menos le pasó al Sevilla una factura carísima y estaba claro que de tanto ir a la fuente el cántaro de acularse ante Bono, el recipiente acabaría hecho trizas. Es lo que pasó para una derrota dolorosa, tanto por las circunstancias que la rodearon como de cara a lo que se pretende. El Granada no hace regalos, pero no estaba en el guión perder y la marca de 18 partidos de Liga invicto ahí queda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios