Fragmentos

Juan Ruesga Navarro

¿Será Sevilla una ciudad estado?

EN la vida política española se han convertido en cuestiones muy importantes la llamada desconexión de Cataluña ahora y más adelante es posible que otras opciones de separación en territorios como Euskadi. Algo semejante se ha querido ver en la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Pero algunos analistas en el caso del Brexit han detectado una fuerte tensión entre el voto de los habitantes de las metrópolis británicas (Londres, Liverpool, Manchester, Birmingham, etcétera) partidarios de seguir en la Unión Europea y el voto de los habitantes de las pequeñas ciudades y la campiña, más partidarios de estar fuera. Y creo que este último enfoque detecta una tendencia más profunda que la de los nacionalismos. La apuesta por la Europa de las grandes ciudades. Y personalmente creo que esta línea es la que triunfará antes o después, por encima de sentimientos e ideologías. Hace tiempo que sabemos que el mundo en el que vivimos es el mundo de las ciudades. Algunos ingleses han votado no ser Europa, pero Londres lo será siempre.

Recientemente he visto un documento elaborado por la empresa británica Protection Group International que ofrece soluciones integradas de gestión de riesgos, en la protección segura de los activos de sus clientes: la propiedad humana, física, jurídica, intelectual, financiera y operativa. Y en el citado documento, denominado Ciudades Estado ¿pasado y futuro de Europa?, apuestan, a partir de una serie de parámetros históricos, económicos, sociológicos y geográficos, por una serie de ciudades que serán las emergentes y determinantes en la Europa de dentro de unos años. Por encima de líneas fronterizas de estados, Europa será un conjunto de unas sesenta y cinco ciudades que aglutinarán todos los centros de decisión y desarrollo europeos. Francia queda reducida a Lille, París, Burdeos, Toulouse, Lyon y Marsella. Italia será Turín, Milan, Roma y Nápoles. Suiza será Zúrich, tal como Bélgica será Bruselas. Y así Estado tras Estado.

No quiere decir que las demás ciudades desaparecerán, lo que sugieren es que no serán determinantes. ¿Qué plantean para España y Portugal?. Pues que existirán solamente siete ciudades relevantes en la península ibérica: Oporto, Lisboa, Bilbao, Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Y ésta es su apuesta a efectos de la recomendación de inversiones, activos de futuro, etcétera...

Tengo que reconocer que al principio dudé de si Sevilla debería estar en la lista. Después pensé que si así nos ven, quién soy yo para dudar de todo un grupo de analistas estratégicos. Y la pregunta siguiente es: esa visión de ciudades estado europeas en las que figura Sevilla, ¿nos conviene?. Y si es así, ¿estamos haciendo lo necesario en infraestructuras de comunicación y alta tecnología para que esa hipótesis se cumpla? Hace tiempo que perdí el miedo a un mundo abierto y global, para el que además hemos preparado a nuestros hijos. Que son los que vivirán en ciudades estado o en el espacio entre ellas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios