La ventana

Luis Carlos Peris

Ya ayer asomaba la punta del iceberg

ASOMABA ya ayer la punta de ese iceberg que podrá contemplarse hoy en toda su magnitud. Desgraciadamente no es un iceberg de los de verdad y que tan bien nos vendría para aliviarnos de las temperaturas que estamos soportando. Que hay que ver cómo, más o menos, desde el día de la Virgen se han venido arriba los mercurios a excepción de esa tregua de veinticuatro horas que disfrutamos en el corazón del achicharramiento. El iceberg a que me refiero es al de la circulación a motor por unas calles desventradas al objeto de justificar la subvención zapateril contra la crisis. Entre la farola que quito para volver a ponerla al rato y el ensanche de aceras con el consabido estrechamiento de calzadas, será un espectáculo ver cómo se amontonan los coches camino de no se sabe dónde. Y como guinda, lo de que al Altozano no pueda accederse desde Triana como no sea de infantería. Cuidado con el iceberg.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios