Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Al conflicto sólo le faltaba la guinda del VAR

Con la entrada en liza de Roures y el VAR, a esta pelea de patio de corral no le falta nada

Con el VAR, otro conflicto, otro enfrentamiento intercúpulas que dañan al fútbol y, lo peor de todo, su credibilidad. Otro punto para el desencuentro que se ha enquistado entre la Federación y la Liga, entre lo público y lo privado. No es de recibo que la inquina que se manifiesta entre Rubiales y Tebas dé a luz un conflicto casi a diario, que aquí se pasa de los horarios a ese artilugio tan delicado que es el VAR como armas arrojadizas.

Y ante estos desbarajustes ha surgido un personaje aún más inquietante. Ese trotskista que apalea millones y que atiende por Jaume Roures y que apenas estaba dando ruido en el descalzaperros de los horarios ya ha asomado la gaita acusando de mangantes a los que no han devuelto los utensilios del VAR. Y todo con Velasco Carballo en la barahúnda de las habladurías, lo que parece como otra vía de agua en unas relaciones que no aparentan tener un mínimo arreglo.

Sólo faltaba que ese VAR que tantas reticencias despierta por su manejo entrase de cabeza en este pestilente asunto del conflicto. De hecho, y tras su temporada inaugural, las opiniones se han dividido. Su influencia se considera beneficiosa en pos de un fútbol más creíble, pero el apartado donde entra la mano del hombre despierta muchas reticencias. Y ahora, con el cambio de proveedor en detrimento de Mediapro, el gallinero se ha encocorado para repartir más dudas.

No sé cuánto durará el contencioso, incluso desconocemos si algún día portará alguien bandera blanca para que cese esta pelea de patio de corral, pero que al guiso sólo le faltaba que Roures entrase de lleno en la trifulca es tremendo. Y seguirá Velasco Carballo, ahora tan en entredicho como cuando arbitraba, las dudas aumentarán, no se enterrará el hacha hasta ni se sabe cuándo y el fútbol seguirá siendo lo más importante de las cosas menos importantes. En fin...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios