Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En cuarentena injustamente el nombre del Betis

El juicio a dirigentes de Osasuna por soborno a tres béticos no debe rozar la imagen del club

Cuando ocurrieron los hechos, el Betis era una viña sin vallado en la que podía pasar cualquier cosa, pero de ahí a que esté en bocas de doble filo media un abismo. Aquel Betis de 2014 que se volvía a despeñar mediante la campaña más ominosa de su historia tenía un vestuario de pena y de ahí los veinticinco puntos que sumó en toda la Liga. Un vestuario calamitoso en el campo y con inquilinos presuntamente poco recomendables en él.

Se está juzgando en estos días la componenda que se urdió desde Osasuna y que hicieron posible tres futbolistas de aquel penoso Betis. Era el Betis peor de cuantos surgieron a raíz de la expulsión de Lopera y al que acababa de dejar tirado Miguel Guillén, un presidente acogido con positivos augurios pero que se fue por la gatera cuando las vacas adelgazaron. Para sintetizar, era un Betis que dejó en las botas de un tal Nono la posibilidad de convertir el plomo en oro.

Y el remate de los tomates pasó sin que los desmañados dirigentes tuviesen algo que ver. Tres tuercebotas de los muchos que poblaban aquel camerino son acusados de un pecado que en deporte es imperdonable. En deporte y en todas las facetas de la vida dejarse sobornar está feo, pero los daños a terceros que acarrea en la competición lo convierte en mortal. Tres futbolistas de bajísimo nivel que ahora son acusados de algo que el club no sabía y que ensucia su imagen.

No hay por qué extenderse más en cómo se urdió el delito, por lo que hay que ir a lo que verdaderamente es preciso constatar. Y es que mucho está tardando el Betis en defenderse para que su nombre no siga circulando mediáticamente en este sucio asunto. Decir que el Betis se dejó sobornar es mentir como bellacos y ya se sabe que cuando la cántara de leche se vuelca, recuperar toda la leche derramada resulta imposible, conque ya están tardando esos abogados del club.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios