Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Mucho cuidado, que el de enfrente es italiano

El Sevilla tiene de cara el seguir en su competición, pero la Lazio no es un cualquiera precisamente

Fiesta grande, partido trampa, la posibilidad de hacerse perdonar los devaneos de fuera de Sevilla, cuestiones todas que sirven para condimentar el guiso de esta tarde según sean las seis en todos los relojes de Nervión. Es la competición que el Sevilla se apropió a partir de aquel zurdazo de Antonio Puerta el jueves de Feria de hace 13 años, por lo que hay que convenir en que se trata de una cita ideal para revertir situaciones.

El gol del mortífero Ben Yedder en el Olímpico de Roma da un plus de confianza y un chorreón de ilusiones de cara a este pleito con la Lazio. Eso resulta indudable, pero cuidado con las aguas mansas que de las bravas se libra uno mismo. El equipo lacial tiene el sello de lo italiano y eso impone respeto y quita confianza, por lo que ojo avizor con la cosa. Claro que el gol de Roma vale su peso en oro, pero tener enfrente a un equipo italiano no admite confianzas.

Influye también la crisis que atraviesa la tropa de un Machín que ve cómo el crédito ilimitado que recibía hasta hace dos telediarios ha ido menguando según aumentaban los desatinos. Y no sólo como viajero, ya que en la cita más reciente, la sostenida con el Eibar, el Sevilla rescató un punto de forma milagrosa sobre la última campana. Han sido muchos los devaneos de este Sevilla de Machín y de ahí que la intranquilidad emerja a pesar del gol romano de Ben Yedder.

Y como un ingrediente más para la intranquilidad llega la hora que la UEFA ha ordenado para hoy. Las seis de la tarde de un día laborable no parece que sea la mejor y puede hasta provocar pérdida de presión en la olla que debe ser el Sánchez-Pizjuán. Han hablado sobre esta cita voces solventes que alertan al Sevilla para que no caiga en la trampa de creer que con el gol de Roma está vendido todo el pescado. Nada de eso, enfrente está un equipo italiano y se impone la cautela.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios