La estúpida consulta sobre el nombre de un hospital

¿Qué necesidad tiene la Junta de organizar un mal llamado referéndum sobre la denominación del antiguo hospital militar de Sevilla?

Vista general del Hospital de Emergencia Covid-19.
Vista general del Hospital de Emergencia Covid-19. / Antonio Pizarro

04 de febrero 2022 - 03:00

La Junta de Andalucía organizará una consulta entre los sanitarios para decidir el nombre del antiguo Hospital Militar de Sevilla, primero rescatado parcialmente como centro anti-Covid y en el que ahora se han reabierto más plantas para el tratamiento de lesiones de médula. Tantos años abandonado por sucesivos gobiernos socialistas, es de justicia reconocer que el denominado Gobierno del Cambio ha recuperado un hospital absolutamente necesario para la capital de Andalucía, que contaba además con ese prestigio tan difícil de obtener gracias al trabajo eficaz de cientos de profesionales durante años. Pues nada, un buen día se cerró, comenzaron los tiras y aflojas entre administraciones y el edificio fue hasta saqueado.

Moreno ha inaugurado las nuevas plantas de Medicina Interna, Unidad de Cuidados Respiratorios Intensivos (UCRI) y lesionados medulares. Todo perfecto y plausible. Pero de pronto se mete en el jardín del nombre del hospital, dedicado a Vigil de Quiñones, el héroe de Baler que, además, tras la gesta de Filipinas regresó a Sevilla y trabajó en el mismo centro. Dice la Junta que hará un referéndum entre los sanitarias para que dedican el nombre en votación porque "la decisión es difícil". Primero que no será un referéndum, sino una consulta. Y segundo cabe preguntarse: "¿Para qué tenemos un gobierno con decenas de cargos intermedios y cientos de asesores si no es para tomar decisiones?". La consulta en sencillamente estúpida, huele a buenismo, cortina de humo o sonajero. Llámelo cada cuál como prefiera. ¿Y por qué no votamos los usuarios del hospital? Una decisión difícil debió ser no renovar los contratos de sanitarios tras los acertados refuerzos organizados por la pandemia y el presidente no nos consultó. Ni tenía por qué hacerlo. ¿A santo de qué quitarle el nombre de Vigil de Quiñones? ¿Por qué abrir debates o buscar problemas donde no los hay?

Dice Moreno que lo tienen "frito" con la barrila del adelanto electoral. Tiene razón. Y a nosotros la clase dirigente nos tiene molidos con el gasto de energías en asuntos superfluos. A este asunto del estúpido (mal llamado) referéndum sólo le falta el perejil de un tonto de izquierdas que salga diciendo que Quiñones era franquista. No pierdan la esperanza. Dedique mejor Moreno los esfuerzos de la Consejería de Salud en solventar los problemas de la Atención Primaria. El sistema sanitario andaluz ha respondido con resultados razonables a la mayor prueba de esfuerzo que se ha conocido nunca. No desviemos la atención de lo esencial. Porque las estupideces tienen sus riesgos. Que le pregunten a Juan Espadas cuando organizó una consulta sobre la duración de la Feria de Abril. Hubo choteo en los telediarios.