Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Manuel del Valle. Manuel del Valle.

Manuel del Valle.

no de los últimos proyectos que ideó e impulsó Manuel del Valle fue organizar una serie de exposiciones para mostrar el importante patrimonio artístico que posee la Iglesia andaluza y que pocas personas tienen la ocasión de ver y disfrutar en toda su extensión. Y que, en el mejor de los casos, se mantiene decorosamente conservado en catedrales, iglesias y conventos. Inspirado en Las edades del Hombre que han tenido lugar en Castilla y León, su propuesta fue denominar Andalucía Oculta al gran conjunto de muestras y actividades que imaginaba, ya que se trataba de sacar a la luz una gran parte de obras de arte que, hasta ahora, son poco o nada conocidas por gran parte de los andaluces y resto de españoles. Sería la oportunidad de presentar de manera temporal, conjunta y coordinadamente, lo que hasta ahora está disperso y en lugares poco accesibles para los fieles y el mundo laico en general.

Estamos hablando de un patrimonio cultural, cuyo titular es la Iglesia, y que se ha ido acumulando a través de los siglos, con la aportación de toda la sociedad. Y que podría servir no sólo para mostrar ese patrimonio y su razón de existir, sino también contribuir al mejor conocimiento de las respectivas ciudades en las que se celebraran las exposiciones, así como de las comarcas de las que procedieran parte de las piezas, y por ello menos conocidas por el gran público. Era también la gran ocasión de proceder a una tarea, en algunos casos urgente, como es la de restaurar aquellas obras de arte que, por su estado de conservación lo necesitaran.

Esta idea la presentó a la asociación Unión Cívica del Sur de España (Civisur España), fundada y copresidida por dos alcaldes de Málaga y Sevilla, Luis Merino y él mismo respectivamente y constituida por abogados, ingenieros, periodistas, arquitectos, empresarios, profesores y rectores universitarios, etcétera, de Málaga y Sevilla, con el fin de proponer y fomentar ideas y proyectos conjuntos en pro de nuestras dos ciudades y provincias y de todo el territorio andaluz por añadidura. En dicha asociación, a la que me honro en pertenecer, y bajo el buen hacer de nuestros copresidentes, pensamos que era fundamental para conseguir los objetivos de mejorar Sevilla, Málaga y por tanto Andalucía, promocionar valores tales como el respeto a los demás, la tolerancia, la solidaridad y la promoción del pleno desarrollo humano en dignidad.

Por todo ello, el proyecto propuesto era ejemplar para alcanzar esos objetivos. Posteriormente el proyecto Andalucía Oculta, respaldado por el colectivo de Civisur, fue presentado por el propio Manuel del Valle a la Asamblea de Obispos del Sur. Y en ese ámbito está el proyecto en los primeros pasos, con la organización de una próxima exposición en la Catedral de Sevilla. Sirvan estas líneas como homenaje a un hombre cuya discreción y firmeza en sus ideas nos quedan como legado imborrable, en la confianza de que, antes o después, su excelente proyecto vea la luz tal como lo imaginó.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios