El Currinche

Iñigo Ybarra

La personalidad sevillana

EXISTEN muchas teorías y estudios sobre la forma de ser de los sevillanos; líricas unas, antropológicas otras, estéticas las más, laborales si las desarrollan los sindicatos, gastronómicas las hechas por los mesoneros o lingüísticas si meten baza los académicos. Realmente la enumeración podría ser fatigosa y demasiado previsible. Pero seguro que no han reparado en aquella que describe al sevillano como producto. Semejante y curiosa definición se la debemos al añorado -aunque poco deseado- anterior alcalde y a los acuerdos que suscribió con la empresa concesionaria de las setas.

Si una buena mañana se le ocurre -porque no tiene mejor cosa que hacer pues en caso contrario es ocurrencia inaudita- subir al pimpollo de las setas, no le darán en taquilla tras la presentación del Documento Nacional de Identidad un pase o billete de entrada como en cualquier museo o monumento, sino una factura con IVA incluido. El papelito no deja de tener gracia. Tras los datos fiscales, el domicilio postal de la concesionaria y la fecha de la transacción económica, aparece la descripción del producto comercializado. Y así, dispuesto como en cualquier factura de una tienda, encontrará detallado: Cantidad: (1). Producto: (Sevillanos). Importe: (0,00 euros). Total Efectivo: (0,00 euros). 10% IVA incluido.

Uno lee aquello y comienza a creerse un mollete, una corbata o un par de zapatos. El tema no deja de exhalar importantes inquietudes filosóficas. ¿Qué es un sevillano cuyo coste es cero y está sujeto al diez por ciento del impuesto del valor añadido? ¿O quien es ese sevillano al que una empresa domiciliada en Madrid le vende en la taquilla a él mismo por cero euros? Aquí quisiera ver a los pensadores alemanes o a los filósofos hispalenses resolver semejante embrollo existencial. Hasta no hace mucho los sevillanos éramos personas más o menos buenas según carácter, más o menos optimistas según circunstancias y más o menos trabajadoras según ambiciones, pero hete aquí que a uno le da por subir al pellejo agujereado de las setas y se convierte en producto.

Lo penoso y feo del asunto es que convertirnos en producto nos cuesta a todos una millonada de euros, cifra desvergonzada y escalofriante que tiene la virtud de no detener su vertiginoso crecimiento gracias al buen hacer de don Alfredo Sánchez Monteseirín, aquel inolvidable pero nada recomendable alcalde.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios