La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

La petición del Rey a Maruja Vilches

Don Felipe se muestra muy agradecido con todas las hermandades por la labor del proyecto Fraternitas

Cumple 80 años en septiembre. Es una sevillana corajuda, está en la nómina de nueve hermandades, fue hermana mayor de Los Javieres y hace catorce años que decidió consagrarse al proyecto Fraternitas, la obra social del Consejo de Cofradías en el Polígono Sur. Maruja Vilches se ha pasado los casi cien días del estado de alarma entregada a las necesidades de la zona, cargando cajas de alimentos, llamando a las puertas de la Administración, de las entidades financieras como La Caixa, fundaciones como Cajasol o empresas como Coca-Cola. Veías las fotos de Maruja sonriente junto a un coche repleto de leche, arroz, pasta y otros alimentos en dirección a la barriada Murillo y era la mejor noticia de muchos de los días que nos pasamos encerrados. No estaba prevista su intervención ante los Reyes de España en la visita de ayer, pero don Felipe había hablado con ella a la entrada del edificio y juntos recordaron un encuentro celebrado en Capitanía donde se habían conocido. El comisionado para el Polígono Sur, Jaime Bretón, vio oportuno darle la palabra a Maruja. Y ella se deshizo en elogios para con las cofradías que han sido generosas con sus aportaciones a la cuenta especial que se abrió para los días de la pandemia. "Majestades, Fraternitas es el tercer brazo del Polígono Sur". Donde no llega la Administración o las empresas, lo hace esta obra social del Consejo de Cofradías, por la que ya se interesó el Rey cuando telefoneó al presidente Vélez la pasada Semana Santa. Maruja y su gente están en contacto permanente con la Parroquia de Jesús Obrero, con las monjas que mantienen abierta la guardería, con Cáritas... Carga kilos como si fuera una joven para sonrojo de quienes se quedan sentados, se encarga de estimular a los niños de la banda de música, pide ayuda a los medios de comunicación para lanzar SOS en favor de su gente de Murillo, Martínez Montañés, Antonio Machado... Ha pronunciado 78 pregones y numerosas conferencias. Y siempre aprovecha para alzar el estandarte de Fraternitas en cada intervención. Su marido murió el 28 de febrero. No le dio tiempo ni a guardar el duelo. Había que estar en el Polígono Sur más que nunca en cuanto se decretó la alarma. Ayer, al término de la reunión en el Centro Cívico El Esqueleto, don Felipe volvió a acercarse al torbellino Vilches: "Maruja, quiero que todas las cofradías sepan mi agradecimiento por el bien que han hecho por el Polígono Sur, por favor te lo ruego". Y Maruja se acordó de cuántos carros de comida se han podido comprar durante casi cien días gracias a la generosidad de las cofradías.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios