La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Del tonto al friki, veinte años después

Dice el tango que veinte años no es nada y es el tiempo transcurrido para pasar del tonto al friki, de capirote ambos. Explicaba Paco Robles en la presentación de su último libro que aquel delicioso Tontos de capirote le cambió la vida, para bien por cierto. Ahora ha dado a luz una especie de secuela en la que el tonto de capirote de toda la vida ya no es tonto sino friki, lo que viene a ser lo mismo, pero con ordenador y redes sociales. Robles es perito en trascendentalizar lo rutinario, le saca punta a cuanto se le cruza en el camino sea lo nimio que sea y aquel pelotazo que fue Tontos se reedita con la compañía de sus legítimos herederos, los frikis. Es un más de lo mismo, pero adecuado al paisaje y al paisanaje que nos rodea o invade, qué más da. Tontos hizo furor desde el anonimato, pero Frikis de capirote ya llama la atención desde su venida al mundo antier en el Mercantil.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios