José Velázquez

Superar una gran montaña

Quiero agradecer de todo corazón la suerte de tener una gran familia, así como unos grandes compañeros de trabajo, amigos y conocidos, por la fuerza que me dan cuando uno pasa por unas circunstancias especiales de enfermedad. No hay que tener miedo a un tumor o a un cáncer propiamente dicho; hay que asumirlo y hacer frente a la vida o, como bien dice el actor Dani Rovira, que lo ha superado, “es una gran montaña que hay que hay que subir por muy alta que sea”. Bonitas palabras de aliento hacia los que padecemos esta enfermedad, que por suerte se puede superar.

En esta lucha no existen las clases sociales ni las ideas políticas de cada persona; existen la unión y la fuerza de las personas para seguir luchando por la vida. Mi agradecimiento especial para el personal sanitario en las labores que hace, dándonos fuerza y cariño, entre ellos a mi sobrino, Antonio Iglesias Velázquez, que es enfermero de profesión, cumpliendo su trabajo con mucho orgullo y profesionalidad. Mi querido sobrino fue el que me indicó el camino y aconsejó para que acudiera a un profesional del aparato digestivo de la medicina privada. Si llego a esperar cita por la Seguridad Social, no sé lo que hubiera sido de mí…

Me dieron cita para el 15 de octubre para que me viera el médico especialista y después dos o tres meses para hacerme las pruebas pertinentes… Cuando el especialista de la medicina privada que me atendió me mandó para el Hospital Virgen Macarena el mismo día que acudí a su consulta, a ver si con suerte daba con un compañero que me quisiera dejar ingresado, fue lo mejor que podía pasar.

Y si no, a esperar el protocolo a seguir que tiene la Seguridad Social. Cada vez más listas de espera para ser atendido mientras el tiempo va corriendo en contra del paciente. Una vez dentro, el personal sanitario lo da todo, pero los políticos, mucho prometer para coger el mando y no hacer nada. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios