José Antonio Sierra

El aviso de la Naturaleza

En estos casi dos meses de forzoso confinamiento hemos tenido tiempo suficiente para pensar, ver y observar los distintos avisos que nos envía la madre Naturaleza. El primero en notarlo ha sido nuestro organismo, debido a la calidad del aire a respirar. Después hemos visto, atónitos, cómo infinidades de aves y mamíferos han tomado las ciudades y nuestras calles, como un cervatillo corriendo por las playas o delfines adentrándose en la rías.

Para muchos de nosotros, estas escenas tan especiales e insólitas sólo serían para comentarlas y, al poco tiempo, olvidarlas. Pero las cosas no suceden por capricho. A lo largo de la historia del planeta, éste se ha ido regenerando y dándonos avisos anteriores.

Hoy tenemos todos la oportunidad de devolverle a la Naturaleza parte de lo que a lo largo de siglos le hemos ido quitando por nuestro propio interés. Sólo con guardar unas sencillas y lógicas normas de hábitos y comportamientos, ganaríamos todos.

No usar plásticos; no tirar por los desagües toallitas o grasa de cualquier índole; coger el coche lo imprescindible y usar transportes públicos; no construir edificaciones en antiguos cauces de ríos y así un largo etcétera. Siguiendo estas pautas, comprobaremos en un corto espacio de tiempo la diferencia en nuestra calidad de vida, herencia que debemos cuidar para nuestros descendientes. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios