Curro García

Las multas de la Policía Local

Hace unas semanas mi padre me llevó a hacer una gestión y, al recogerme en la puerta de la oficina bancaria, tuvo que detenerse con el coche en un carril bus y bajarse un minuto para firmar un documento, momento en el que un vehículo de la policía local se colocó detrás y advirtió del mal estacionamiento. Casi inmediatamente mi padre se acercó, pidió disculpas y arrancó el coche sin que mediara conversación con los agentes.

Ahora le ha llegado la multa y por supuesto se ha pagado porque, como dice mi padre, la infracción y la sanción es merecida. Sin embargo, he visto que en la denuncia de la Policía Local de Sevilla se dice que no se le notificó en el acto al encontrase ausente, lo que no se ajusta a la verdad.

Tengo que decir que a mí me ha ocurrido algo parecido: hemos pagado una multa por estar en grupo superior a lo permitido “consumiendo bebidas en la calle”. También la sanción es correcta pero tampoco se me notificó ni informó nada en el acto y lo cierto es que yo no estaba bebiendo.

Es responsabilidad del ciudadano cumplir las normas o, en caso contrario, asumir la multa que corresponda, pero creo que igual de importante que los agentes de la autoridad se ajusten estrictamente a la realidad de los hechos que denuncian, lo contrario es un mal ejemplo que invita al ciudadano a intentar hacer lo mismo, en perjuicio de todos. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios