Manuel Alfonso Rincón

Los niños, los borrachos y...

Por fin nos enteramos de la verdad oficialmente, tan oficialmente como que son discursos en el Congreso no rebatidos por quien, con la misma energía con que se opuso a PP, Ciudadanos y VOX, podía haber dicho “está Vd. mintiendo”. Y nos enteramos porque, a lo que dice el refrán mundial (“los niños y los borrachos son los que dicen la verdad”) hay que añadir “y los partidos nacionalistas”, que han pactado con el obseso por ser Presidente del Gobierno. Porque dijo claramente la diputada de Bildu que “se trata de echar abajo el régimen del 78 resolviendo, sobre todo, las necesidades de las naciones del País Vasco, Cataluña y Galicia”, además de hacer absolutamente público e indudable que María Chivite es Presidenta en Navarra gracias a ellos, porque Sánchez pactó con ellos.

Y por si no estaba claro el testimonio de los bildutarras, la CUP remachó con que “estamos en una Monarquía corrupta nacida de una transición corrupta… el Pacto de ERC no es viable porque no rompe el régimen del 78”. Estoy seguro de que 40 millones de españoles estábamos de acuerdo con lo que dijo el de Navarra suma, el primero en el orden detrás de esos destructores de la España constitucional: “Siento horror porque el presidente del Gobierno se pone de rodillas ante ellos”, porque todos vimos que las respuestas y réplicas de Sánchez fueron las más melosas de toda la Historia. Todavía conservo un sobre de la propaganda electoral de Sánchez: se titula España ahora. 6.700.000 siguieron ese sobre. Lo dicho por los del refrán es tan grave que aunque fueran sólo 100 en los pueblos y 10.000 en algunas ciudades, citarse un sábado en la puerta de los ayuntamientos serviría para demostrar que no era eso lo que votaban y, además, para un poquito de descargo a sus conciencias. Con las redes sociales, todo es posible. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios