Utrera

El Ayuntamiento dejará a cero su deuda bancaria tras pagar más de 6 millones

  • El dinero procede del superávit que se obtuvo en 2017 y que supera los 17 millones

  • La operación se llevará al pleno de julio

El Ayuntamiento de Utrera, que cuenta con más de 50.000 habitantes. El Ayuntamiento de Utrera, que cuenta con más de 50.000 habitantes.

El Ayuntamiento de Utrera, que cuenta con más de 50.000 habitantes. / D. S.

El gobierno local de Utrera (PSOE-IU) tiene previsto llevar al próximo pleno del Ayuntamiento, que se celebra en julio, la amortización de toda la deuda bancaria acumulada, dejándola a cero. Ésta asciende a algo más de seis millones de euros, que se liquidarán con una parte del superávit que se obtuvo en la liquidación del presupuesto local de 2017 y que ha superado los 17 millones de euros.

Fuentes municipales explicaron que, a final del año pasado, la deuda municipal contraída con los bancos era de 9,6 millones. En marzo, ya se redujo en 2,5 millones, gracias a los fondos FEAR que la Diputación presta para saldar estos créditos y que se tienen que devolver a la institución, pero ya sin pagar intereses. El resto será lo que se amortice ahora. Los créditos bancarios más antiguos son el año 2004.

Fuentes municipales recordaron que, en el año 2016, el Ayuntamiento pagaba unos intereses de 460.000 euros al año por créditos bancarios. La previsión para el año 2018 era de 35.000 euros, aunque será finalmente mucho menor con esta amortización por adelantado.

El alcalde de Utrera, José María Villalobos, ha defendido que con esta operación el Ayuntamiento se colocará como uno de los más saneados de Andalucía y permitirá que en próximos ejercicios el superávit pueda destinarse a inversiones en el municipio.

El de las cuentas de 2017 ha sido más del doble que el año anterior. El gobierno socialista lo atribuye, por una parte, al límite de gasto impuesto por el Gobierno central y que es el que obliga además a que, prioritariamente, vaya a saldar deudas bancaria. Pero también se ha producido un aumento del 10% en la recaudación, a pesar de la congelación de los impuestos municipales, y se han ajustado ingresos y gastos. Desde 2015, la deuda amortizada llega a los 15 millones de euros.

El reto del gobierno local es que esa situación saneada revierta en la mejora de los servicios públicos básicos, como el alumbrado, la limpieza, el transporte público; la mejora de las infraestructuras y la modernización de la ciudad; mantener la política social de Utrera en materia de servicios sociales, educación y salud, y aumentar la oferta cultural, de ocio y deportiva. El gobierno local también está convencido de que aumentará la confianza de proveedores y empresas que trabajan con el Consistorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios