A escondidas por Sevilla (X)
  • Conocemos de la mano de Fran León, los detalles y curiosidades de esta DOP sevillana.

Baco, la flor de Lebrija

A escondidas por Sevilla (X): Baco, la flor de Lebrija

Escrito por

· Triana Abad

Cuenta la leyenda que Lebrija fue fundada por el Dios Baco. Situada en lo que hoy son las marismas de bajo Guadalquivir, con una población aproximada de 27 mil habitantes y a tan solo 35 kilómetros de la desembocadura del Guadalquivir, Lebrija posee unas tierras que la hacen propicia para el desarrollo de vides de alta calidad. Es una ciudad de vinos, cultura que conserva desde tiempos Fenicios, que ya comerciaban con ellos cuando aún las marismas eran lago Ligustino.

Nos encontramos con que Lebrija dispone de una DOP (Denominación de Origen Protegida), y lo hace para una única bodega, la que hoy visitamos, la bodega González Palacios.

Para poder obtener una DOP todas las etapas del proceso de producción, transformación y preparación deben tener lugar en la región específica, en este caso, Lebrija. Y para los vinos, esto significa que las uvas deben proceder exclusivamente de la zona geográfica en la que se elabora el vino.

Brindis de Félix González Vélez y Fran León Brindis de Félix González Vélez y Fran León

Brindis de Félix González Vélez y Fran León / Lebrija TV

González Palacios nace en 1960, al amparo de don Francisco González Palacios, un amante y conocedor de los vinos, que llevó a cabo la labor de bodeguero, más por hobby que como negocio. Algunos de estos vinos han conseguido premios como la Excelencia en París, el premio internacional a la calidad o el reconocimiento de los enólogos franceses a dos de ellos, dentro de los mil mejores caldos del mundo.

Bodega de González Palacios. Bodega de González Palacios.

Bodega de González Palacios. / Triana Abad

La importancia y relevancia que toma el mundo del vino para el consumidor viajero, hace que sea un motor económico dentro del turismo, así como un valor patrimonial y medioambiental. El auge que ha devuelto a nuestros vinos al marco social, gracias al esfuerzo de muchos de nuestros bodegueros y enólogos consiguiendo que, muchas de las bodegas olvidadas, sean retomadas por gente joven que quieren sumarse al proyecto de apoyo y promoción de nuestros vinos de Sevilla.

Y si queréis seguir dando un paseo por Lebrija, sin abandonar el mundo del vino, os recomiendo visitar la casa-bodega de Bodegas Halcón, con una extensión de 4.000 m2 que data del siglo XVIII, con vistas a la muralla almohade, a la plaza de América y a la iglesia de Santa María de la Oliva.

En su web podéis encontrar toda la información y reservar vuestras visitas, porque esta casa-bodega es totalmente visitable y apta para la celebración de eventos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios