Provincia

Coronavirus: Casariche secunda masivamente la recomendación de "autoconfinarse"

  • Sólo una decena de niños de 550 acude al colegio y menos todavía al instituto

  • Los casos confirmados o pendientes de PCR por síntomas superarían los 150

  • El grueso del gobierno local está aislado

Una calle de Casariche, este miércoles, con negocios cerrados. Una calle de Casariche, este miércoles, con negocios cerrados.

Una calle de Casariche, este miércoles, con negocios cerrados. / M. G.

El Ayuntamiento de Casariche, en la Sierra Sur sevillana, sigue a la espera de una respuesta de la Junta a su petición de que se adopten medidas de control de la movilidad en todo su término municipal para hacer frente a la situación de transmisión comunitaria del Covid-19 que padece, según el informe epidemiológico que se le tasladó el pasado sábado, con cerca de 900 casos por cada 100.000 habitantes.

De 5.452 habitantes empadronados hay 52 positivos confirmados en las estadísticas de la Junta, pero se estima que la realidad multiplica por "tres o cuatro veces" esa cifra, según el gobierno local, ya que hay muchos vecinos que están acudiendo a clínicas privadas del entorno a realizarse el test ante la saturación del centro de salud. Son casos que tardan más en contabilizarse por la administración. Hay decenas de personas con síntomas pendientes de resultados.

A la espera de esta respuesta de la Junta,  los vecinos han secundado de forma masiva el llamamiento que ya hizo el Consistorio el pasado lunes para que se quedaran en sus casas y no llevaran a los niños a los centros educativos, aunque es la administración autonómica la única que puede autorizar la enseñanza no presencial, hasta que la situación se normalice. Según explica la edil Belén Vertedor, el pueblo está "desértico", paralizado.

La expansión podría estar relacionada con reuniones familiares y bodas, antes de las restricciones a éstas

Sólo 10 niños, de 550 matriculados en los ciclos de Infantil y Primaria, han acudido al colegio. Al instituto, sólo lo han hecho seis o siete, aunque los profesores han estado en sus puestos de trabajo, dado que no hay otra indicación oficial de la Junta.

Están cerrados todos los bares y las tiendas. Sólo están funcionando los supermercados. Incluso la farmacia habría tenido que cerrar por casos y cuarentenas entre la plantilla que la atiende, aunque ya estaría funcionando.

Hay tres concejales, incluido el alcalde, Basilio Carrión, aislados y con síntomas, pendientes de PCR. Uno más habría dado negativo, pero está aislado igualmente porque tiene familiares directos con la enfermedad. En un municipio pequeño, en el que hay muchos lazos familiares y relaciones estrechas, el grueso de las familias tiene algún caso o ha estado en contacto con alguno, apunta la concejal, que señala que el gobierno local está intentando confirmar la hospitalización de un vecino, aunque la mayoría de la población afectada estaría en sus domicilios.

Pero, ¿qué ha ocurrido en Casariche para que se llegue a este grado de expansión del virus?. La edil señala que, hasta que Salud pudo seguirles la pista con los rastreos, había tres o cuatro focos: uno de ellos el de la guardería (que se controló con el contagio de una niña y su monitora). El resto estaría relacionado con reuniones familiares y un "evento".

En este sentido, la concejal admite que una de las posibles razones que se barajan para la elevada incidencia de la Covid-19 en esta segunda oleada serían varias bodas, con más de 200 invitados que no se desarrollaron en el municipio pero a las que sí asistieron muchos vecinos, antes de las restricciones que se pusieron a este tipo de celebraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios