Provincia

La bajada del paro se frena también en los municipios de Sevilla

  • Sólo la mitad cerró 2019 con menos desempleo que un año antes

  • Las zonas olivareras de la Sierra Sur y la Campiña son las peor paradas

Una cuadrilla de aceituneros en la comarca de la Campiña sevillana, en una imagen de archivo. Una cuadrilla de aceituneros en la comarca de la Campiña sevillana, en una imagen de archivo.

Una cuadrilla de aceituneros en la comarca de la Campiña sevillana, en una imagen de archivo. / Juan Carlos Vázquez

La desaceleración que, según los expertos, se apunta en la economía global y en la sevillana tiene su reflejo en los datos del paro de diciembre si se analizan por municipios.

Si bien la mayoría de los sevillanos cerraron 2019 con menos parados que un año antes –55 de los 105, porque el Servicio de Empleo Estatal todavía no recoge los datos desagregados de El Palmar de Troya–, la proporción queda lejos de los descensos más generalizados de años previos. Sí mantuvieron el signo negativo los de mayor población.

Así, el número de parados bajó en un 2,11% en la capital, por encima de la media de Sevilla, del 1,5%. Dos Hermanas la superó por poco, con 1,93%. Mejor comportamiento tuvo Alcalá de Guadaíra, donde la caída entre diciembre de 2019 y diciembre de 2018 rozó el 5%. La bajada en Utrera fue del 1,93 y del 1,36 en Mairena del Aljarafe

Entre los grandes municipios, el mejor comportamiento lo tuvo Alcalá de Guadaíra

Sólo en Alcalá de Guadaíra y en Mairena el desempleo se redujo en todos los sectores. No ocurrió así en el resto de localidades con más de 40.000 vecinos. En la capital y a pesar a pesar de la cifra global negativa, aumentaron los parados agrícolas y en Dos Hermanas ocurrió con la construcción (1,42) y en el apartado de sin empleo anterior (4,82%). En Utrera, el paro aumentó en el sector servicios.

En el Aljarafe, la influencia metropolitana no bastó esta vez y el paro aumentó en una docena de municipios. Sí se mantuvieron todavía con cifras negativas los que superan los 20.000 habitantes, Tomares, Bormujos, Camas, San Juan y Coria, el único que el que el paro bajó en todos los sectores, junto a Mairena.

Más cohesionado fue el descenso en Los Alcores. Al igual que Alcalá, bajaron en parados El Viso, Mairena del Alcor y Carmona. Lo mismo ocurre en la zona norte de la capital: La Rinconada y La Algaba.

Dado que, en cifras globales, el freno en la reducción del desempleo en Sevilla se debió a los malos datos de la agricultura (con un aumento del desempleo con respecto al año anterior del 2,26%), han sido las comarcas que más dependencia tienen de la misma, sobre todo del olivar que centra las campañas en esta época, en las que el paro ha aumentado más.

Destaca la Sierra Sur. Sólo Martín de la Jara y las ciudades medidas de Osuna, Estepa y Morón logran escapar a la subida del paro. En Estepa la reducción tiene que ver con el sector industrial, sus mantecados: pese a que en diciembre la campaña está en sus estertores, el paro se redujo en el sector con respecto a diciembre de 2018, pero aumentó y mucho (un 40%) en agricultura, en construcción (6,25) y en el apartado de de sin empleo anterior (28,13).

En Morón, también aumentó el paro en la agricultura y en la construcción (1% y casi un 4,5%, respectivamente). En Osuna, el paro aumentó igualmente en la agricultura (casi un 21%), pese al mejor comportamiento del resto de sectores.

Una docena de municipios del Aljarafe cerraron el año con más parados, aunque se salvaron los que superan los 20.000 habitantes

El paro subió en todos los municipios de la Campiña: Arahal (un 8%), La Puebla de Cazalla, Marchena, Montellano o Paradas. En el Bajo Guadalquivir resistieron, además de Utrera, Los Palacios –pese al aumento del paro en la construcción: un 13,5%– y Lebrija, con incrementos también en la construcción y los servicios.

Mucho mejor fue el comportamiento de los municipios de La Vega, en los que el olivar no tiene tanto peso. El paro se redujo entre diciembre de 2019 y diciembre de 2018 en Alcalá del Río, Brenes, Lora, Cantillana o Villaverde.

En la comarca de Écija, que incluye a Cañada Rosal, Fuentes y La Luisiana, sólo la propia Écija cerró 2019 con menos parados, gracias a la industria, porque también aquí se perdió empleo en agricultura, construcción y servicios.

En la Sierra Norte y el Corredor de la Plata el comportamiento fue muy desigual, lo que evidencia que el panorama no es seguro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios