Provincia

La mujer asesinada recibió dos golpes en la cabeza y más de 50 puñaladas

  • La causa de la muerte, sobre las 10:30 del martes, fue una fractura en el cráneo.

Comentarios 3

Ana D.V., la joven de 26 años asesinada el martes en La Rinconada, murió tras recibir dos fuertes golpes en la cabeza y más de cincuenta puñaladas. La Guardia Civil busca a tres personas que entraron en la casa de la víctima, en el número 5 de la calle Gerardo Diego, sobre las diez y media de la mañana. Allí golpearon a la mujer con un objeto contundente y luego la apuñalaron en reiteradas ocasiones en el cuello y la espalda. La causa de la muerte fue uno de los golpes en la cabeza, que le provocó una fractura en el cráneo, según indicaron a Efe fuentes de la investigación. Después de ser golpeada, la mujer cayó al suelo y fue apuñalada. La mayoría de las lesiones de arma blanca, sin embargo, son superficiales.

La titular del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños, ha decretado el secreto de sumario sobre el caso, a la espera de que avance la investigación de la Guardia Civil. En principio, los agentes del equipo de Policía Judicial de este cuerpo están buscando a tres personas, dos mujeres y un hombre que llegaron y se marcharon en un coche blanco, de acuerdo con el relato de un testigo. 

El crimen se cometió sobre las diez y media de la mañana, pero la mujer no fue hallada hasta las tres y media de la tarde, después de que no acudiera a recoger a sus hijos al colegio. Dos vecinos saltaron a un patio interior y descubrieron el cadáver de Ana Deza dentro de la vivienda.

Un familiar de la víctima, José Juan Moreno, denunció ayer que un vecino alertó a la Guardia Civil porque había escuchado gritos de auxilio y socorro procedentes de la vivienda, que una patrulla llegó a presentarse en la casa y los agentes, "al asomarse a la puerta y no escuchar jaleo", se marcharon. "En ese momento, si le pegan una patada a la puerta y la encuentran moribunda, a lo mejor no la pueden salvar pero sí podría haber dicho quien la mató", afirmó este hombre, que lamentó este "error" y pidió a los investigadores que trabajen "en caliente, para que no se pierdan las huellas y pruebas, y no se quede en el olvido". 

La investigación se centra en el círculo familiar de la víctima, ya que no había nada forzado en la vivienda, lo que indica que fue ella la que les abrió la puerta a los agresores. La mujer enviudó en diciembre, cuando murió su marido de manera repentina. La relación con la familia de su marido, que algunas fuentes definieron como "muy conflictiva", era muy tensa. 

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, descartó "inicialmente" que la muerte esta mujer esté relacionada con la violencia de género. "Si bien no se puede descartar nada de forma categórica, inicialmente no parece que la investigación conduzca hacia la violencia de género", dijo Sanz. A la hora de cierre de esta edición, aún no había ninguna persona detenida en relación con este crimen. La Guardia Civil buscó durante las horas después del asesinato tanto el objeto con el que golpearon a la joven en la cabeza como el arma blanca con la que la apuñalaron en un campo de naranjos próximo al domicilio en el que ocurrieron los hechos.

La Junta de Andalucía ha asumido ya la tutela de los hijos de Ana Deza. Fuentes de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales informaron a Europa Press de que, a petición de la Fiscalía de Menores, la Junta se ha hecho cargo de los hijos de la víctima, en concreto de un niño de 10 años y una pequeña de 3. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios