Gerena

Cobre Las Cruces cifra en 14 millones de metros cúbicos el terreno afectado por el deslizamiento

  • La empresa ha encargado dos informes independientes para esclarecer las causas

  • Confía en poder acortar el plazo de seis meses de suspensión de la extracción en la corta decretado por la Junta

  • La planta retomará la actividad en unos días 

Una vista de la explotación, con el terrenos deslizado. Una vista de la explotación, con el terrenos deslizado.

Una vista de la explotación, con el terrenos deslizado. / José Angel García

Cobre Las Cruces tiene ya una cifra preliminar el volumen de terreno afectado por el corrimiento de tierra que se produjo la madrugada del 23 de enero en la corta. Se trata de 14 millones de metros cúbicos de material

Según un portavoz de la empresa, son en su "inmensa mayoría" arcillas o margas del talud, material inerte que se usa habitualmente para rellenar la corta. Aunque también hay una pequeña parte de estériles de la mina que han caído encima de éstas. 

Pese a ello, la empresa insiste en que no hay indicios de que haya habido daño ambiental en el acuífero, aunque se sigue investigando, con los pertinentes análisis. 

El deslizamiento ha afectado a la parte del talud ya agotada, no a la Fase 6 por la que se continuará en su momento

En cuanto a la suspensión de seis meses de la actividad extractiva decretada por la Junta, la empresa subraya que no afecta a la planta, cuya actividad se suspendió para centrarse en el incidente, pero que volverá a funcionar en unos días. Hay material almacenado para que pueda funcionar durante seis o siete meses.

Ello coincide prácticamente el plazo provisional dado por Minas, pero que la empresa confía en acortar. Insiste en que está trabajando en el plan para estabilizar y acondicionar la corta. Una vez que esté hecho y la seguridad garantizada, solicitará que la suspensión se levante. 

En este sentido, Cobre Las Cruces señala que el deslizamiento ha afectado a la parte de la corta en donde el material ya estaba agotado, pero no a la Fase 6, al otro lado del talud, donde se comenzará a extraer de nuevo cuando se pueda. 

La empresa no ha querido avanzar de momento las hipótesis que bajara sobre las causas del deslizamiento, que insiste en que comunicará cuando estén claras. Pero, al margen del trabajo propio, ha encargado dos informes a dos equipos externos, uno del ámbito universitario y otro de la empresa, de los que no ha dado más detalles para dejarles trabajar. 

La empresa del grupo minero canadiense First Quantum asevera que el empleo directo, unas 280 personas, no se verá afectado. En cuanto al de las contratas (hasta los cerca de 800 trabajadores que dependen de la mina), puede que sí, pero cuando empiecen los trabajos de estabilización y acondicimiento se necesitará a mucho personal de nuevo, recuerda.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios