Provincia

El plan metropolitano defiende el desdoble de la red de Cercanías

  • Insta a prolongar la línea del Aljarafe hasta Aznalcázar y a mejorar el enlace de Bollullos y Umbrete con la A-49, para el que los alcaldes han reclamado financiación

Comentarios 8

El desdoble de las vías por las que circulan los Cercanías "en todo su recorrido" es "una actuación prioritaria" para mejorar la movilidad y el transporte público en el área metropolitana, según se ha recogido en texto del Plan de Ordenación Territorial de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus), que obtuvo el miércoles el visto bueno de la comisión redactora tras resolver las 300 alegaciones.

Sólo la línea C-1 (Utrera-Lora del Río) y parte de la C-3 (el tramo Sevilla-Los Rosales) cuentan con doble vía, pero no la circular de la capital, C-4, ni la futura C-5, que atravesará el Aljarafe Norte en 2011 por la vía ya existente y por la que seguirán pasando trenes regionales y de mercancías. En el documento se insiste además en la necesidad de "cerrar el anillo urbano" para evitar el cambio de sentido en la capital.

Otra de las prioridades en materia de Cercanías es la línea C-2 a la Cartuja y la del Aljarafe, sobre la que incluso "se recomienda al órgano sectorial competente" que valore su prolongación hasta Aznalcázar (por ahora, llegará a Benacazón) para dar "servicio a la población del sector metropolitano del Guadiamar" y se demanda un estudio de viabilidad del acceso ferroviario a Los Palacios.

Son algunas de las cuestiones más destacables del capítulo de Sistemas de comunicaciones y transportes de este documento que, además de fijar los suelos en los que podrán desarrollarse nuevos proyectos urbanísticos (cerca de 5.400 hectáreas, que podrán albergar, entre otras cosas, 55.000 viviendas), debe ordenar y mejorar el tráfico que sufren a diario el millón y medio de personas de 46 municipios, un objetivo para el que el transporte colectivo es condición sine qua non.

En esta línea, se establece que cualquier nueva actuación sobre una carretera deberá incluir un estudio para incorporar plataformas reservadas para transporte público -de ahí la "zona de cautela" de 500 metros que se fija ambas márgenes allí donde sea posible-; y se obliga a los ayuntamientos a incluir en sus PGOU plataformas de este tipo de forma proporcional al crecimiento por el que apuesten.

En el texto, que la Junta aprobará por decreto a finales de diciembre, se establece que hay que llevar a cabo actuaciones sobre la red de carreteras que conectan la aglomeración urbana con el exterior. Se cita la mejora de la "funcionalidad del tramo de la A-4-Arroyo Espartales", donde se amplían los usos productivos en Aerópolis y con una nueva zona terciaria para La Rinconada; y el enlace de la A-49 de Bollullos y Umbrete, que tiene el aval de Fomento, pero para el que los alcaldes han pedido financiación a la Junta.

Aunque la mayoría de las actuaciones que se han introducido tras el periodo de información pública en materia de carreteras se han enfocado a reservar espacio para los autobuses y los denominados vehículos de alta ocupación (con tres o más viajeros). Se recoge una plataforma reservada hasta Cortijo de Cuarto y se recomienda un estudio de viabilidad para prolongar algunas plataformas ya previstas de forma que conecten áreas de oportunidad, como la de la A-49 que se va a hacer entre La Pañoleta y Gines para que llegue a Benacazón y Huévar; la de Sevilla a Gelves, para que llegue sobre la autovía de Coria hasta La Puebla; o un itinerario "preferente" para autobús entre La Rinconada y Alcalá del Río.

Además, fija reservas de suelo para futuras plataformas de transporte público entre La Rinconada y La Algaba; Los Alcores, Alcalá de Guadaíra y Carmona, Palomares del Río y Almensilla y Espartinas y Umbrete. En cuanto al transporte no motorizado, el plan sólo insta someramente a realizar un proyecto de fomento de la bicicleta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios