Provincia

El presunto asesino de Coria del Río pide "perdón" a la familia de la víctima

  • La Fiscalía mantiene la petición de 21 años, los familiares reclaman 25 y la defensa la pena mínima por homicidio, que es de 10 años.

Moisés Rodríguez Rodríguez, el Canario, presunto asesino de María del Carmen Mejías, a la que asestó presuntamente dos golpes en la cabeza con un palo de madera en un paraje de Coria del Río, ha roto su silencio en el juicio para pedir “perdón” a la familia de la víctima, aunque uno de los familiares le ha espetado que “no lo aceptaba”.

El incidente se produjo al término de la vista oral, cuando la magistrada que preside el tribunal del jurado le ofreció al acusado el derecho a última palabra. Aunque Moisés Rodríguez Rodríguez se había acogido en este juicio a su derecho a no declarar, sí hizo uso del derecho a última palabra para poner de manifiesto que lamentaba lo ocurrido y pedía expresamente “perdón” a la familia de María del Carmen.

En ese momento, uno de los familiares de la fallecida, que fue asesinada en la mañana del 4 de septiembre de 2014 en el paraje Cascajeras de Coria, ha alzado su voz para espetarle que la familia “no acepta” el perdón del acusado. Cuando el acusado abandonaba la Sala de la Audiencia para ser conducido de nuevo a prisión, los familiares le increparon lanzándole gritos de “asesino”.

La sesión del juicio comenzó esta mañana con el visionado del vídeo sobre la reconstrucción judicial, en el que se observa cómo el Canario confiesa que asestó los dos golpes a la víctima, uno de los cuales resultó mortal de necesidad.

Tras esta última prueba, la Fiscalía elevó a definitivas sus conclusiones provisionales, en las que reclama una condena de 20 años de cárcel por un delito de asesinato y otro año más por un delito de estafa, dado que al día siguiente del crimen el acusado cogió supuestamente la tarjeta de la víctima y sacó de una entidad bancaria 470 euros.

La Fiscalía hizo hincapié en su informe definitivo en que las pruebas aportadas en la vista acreditan, a pesar de que el acusado ha guardado silencio, la autoría del crimen. Según sostiene la fiscal, Moisés se sentía “acosado y asfixiado por el comportamiento de María del Carmen y ante el temor de que ésta pudiera llegar a provocar el fin de su recién iniciada relación sentimental” con otra persona, decidió acabar con su vida. La fiscal ha retirado de la acusación la agravante de que el crimen se cometió en un sitio despoblado, aunque ha mantenido la misma petición de condena porque entiende que el crimen fue preconcebido por el acusado y que la víctima se vio sorprendida por la agresión y no tuvo posibilidad de defensa.

La acusación particular que ejercen los familiares reclama una condena de 25 años de cárcel, al apreciar que en el asesinato concurre la agravante de ensañamiento, por haber aumentado deliberadamente el dolor y sufrimiento de la víctima.

Por su parte, la defensa de Moisés Rodríguez Rodríguez ha calificado los hechos como un delito de homicidio en el que concurre la agravante de arrebato, por lo que ha solicitado la pena mínima de diez años.

La magistrada que preside el tribunal entregará el próximo lunes al jurado el objeto del veredicto, las preguntas a las que deben dar una respuesta motivada para determinar la culpabilidad o inocencia del acusado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios