El crimen de Pilas

El presunto asesino de Pilas se niega a prestar declaración y la juez lo envía a prisión

  • El juzgado levanta el secreto de sumario decretado inicialmente y continúa la investigación con el análisis de la autopsia y el testimonio de los testigos.

  • Los investigadores mantienen que el crimen tuvo un móvil sexual.

Agentes de la Guardia Civil rastrean el escenario del crimen. Agentes de la Guardia Civil rastrean el escenario del crimen.

Agentes de la Guardia Civil rastrean el escenario del crimen. / Juan Carlos Vázquez

La titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Sanlúcar la Mayor acordó este martes el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Enrique Romay Reina, de 34 años, como presunto autor de la muerte de Ana María Morales, hechos que inicialmente podrían ser constitutivos de un delito de homicidio. Según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el sospechoso pasó a primera hora de la mañana a disposición judicial y en su comparecencia ante la instructora se acogió a su derecho a no declarar en relación con los hechos.

Tras haber acordado el levantamiento del secreto de sumario, la juez continúa la investigación del crimen con el análisis de distintas pruebas, entre ellas los resultados de la autopsia practicada al cadáver de la fallecida y los datos que puedan proporcionar distintos testigos de los hechos que se encontraban en el entorno en el momento en que se produjo el suceso.

Aunque el detenido se acogió a su derecho a no declarar ante la juez, antes de su detención ofreció una versión de los hechos en la que se situaba como testigo y apuntaba que había intervenido para defender a la mujer.

De hecho, el detenido contó a su hermano que la mañana del pasado domingo había salido a coger espárragos por un olivar que frecuentaba, junto al camino de Santillán, cerca de su domicilio y al que acudía prácticamente a diario.

Allí vio una furgoneta blanca, con tres hombres y una mujer de procedencia rumana, que según él estaban violando a una mujer. El sospechoso, según esta versión, se fue para ellos y les dijo que la dejaran, recibiendo un corte en la mano y un golpe con un palo en la cabeza.

Los investigadores creen que el detenido mató a la mujer tras una agresión sexual

Sin embargo, los investigadores de la Guardia Civil encargado del caso desmontaron la versión de la furgoneta y creen que el crimen tuvo un móvil aparentemente sexual. Los agentes no descartan que el sospechoso agrediera sexualmente a la víctima y, a continuación, decidiera acabar con su vida.

Las heridas que sufría el arrestado habrían sido causadas por la mujer, muy corpulenta, cuando intentaba defenderse de la agresión. Los hechos ocurrieron sobre las ocho y media de la mañana del pasado domingo en un olivar precintado por la Guardia Civil y en el que había algunos restos de ropa.

La víctima fue enterrada el pasado lunes, tras un funeral celebrado en la iglesia de Santa María la Mayor y a la que asistieron centenares de vecinos de Pilas, lo que provocó que el templo se quedara pequeño y muchos vecinos no pudieran asistir a las exequias dentro de la iglesia. El entierro fue autorizado por el juzgado después de que se practicara la autopsia a los restos de la mujer fallecida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios